una fotografía muestra al perro contento en un sofá y hasta ‘ansioso’ por recibir las visitas de los chicos que llegarían a pedir dulces.

Una fotografía muestra al perro contento en un sofá y hasta ‘ansioso’ por recibir las visitas de los chicos que llegarían a pedir dulces. Foto: Twitter spooky whaleiam

Dublin, el pitbull que nadie quiso acariciar en Halloween

Redaccción Narices Frías

Un Halloween sin disfraces es como una navidad sin Papá Noel. Sin embargo, para Dublin, un pitbull de Massachussets, Estados Unidos, el llevar un atuendo para la ocasión no le significó una grata experiencia, pues cada niño que se acercó a su hogar se negó a acariciarlo por temor a su raza.

El can llevaba puesto dos cuernos rojos para estar a tono con la fecha, pero no esperó que su presencia resulte atemorizante para los pequeños que lo veían. La situación incómoda produjo mucha tristeza en Dublín que, según su propietario William, ama las caricias.


De hecho, horas previas a la celebración, una fotografía muestra al perro contento en un sofá y hasta ‘ansioso’ por recibir las visitas de los chicos que llegarían a pedir dulces.

No obstante, fue otra imagen la que se volvió viral. En la instantánea, se aprecia a Dublin completamente decepcionado de Halloween, pues ningún pequeño quería tocarlo. La fotografía del perro con la cabeza agachada y la mirada perdida cuenta con más 53 000 retuits y más de 117 000 'me gusta', hasta hoy, lunes 7 de noviembre de 2016.


“Mi perro salió a recibir a los niños toda la noche, pero los pequeños tienen miedo de acariciarle y está triste”, dice el tuit que William publicó en la red social el pasado 31 de octubre de 2016 y que además muestra dos fotografías del momento penoso que vivió.

Varios usuarios al ver la publicación sobre el perro de William, decidieron solidarizarse con la angustia y enviaron como respuesta palabras de aliento y hasta difundieron imágenes de llanto en señal de compartir la tristeza de la mascota.

A pesar que todo parecería indicar que la noche de Halloween de Dublin quedaría como una terrible experiencia, la familia logró revertir la situación. La tía de William decidió intervenir y evitar que la mascota termine la noche en

La mujer dijo a los pequeños que seguían llegando a casa que si no acariciaban al perro no habría más dulces. Con esa condición, los niños le perdieron el miedo a la mascota y brindaron el afecto que Dublin esperó desde el inicio de la festividad.

Aún más, tras difundirse la historia del can, Dublin apareció en un reportaje televisivo y fue invitado en programas de radio. Además, los internautas lanzaron el hashtag #getdublinonellen para que el animal participe en el programa de la comediante estadounidense Ellen DeGeneres.