La hipertensión es una enfermedad que puede afectar a perros y a gatos. Foto: Pixabay

La hipertensión es una enfermedad que puede afectar a perros y a gatos. Foto: Pixabay

¿Cómo detectar la hipertensión en las mascotas?

Infobae (I)

Cuando una persona se siente mal, la consulta a un profesional es fundamental. Lo mismo sucede con las mascotas. Ante el primer síntoma de malestar, sus dueños deben acudir a los veterinarios. Y es de vital importancia que estén atentos y sean responsables con el cuidado del animal.

Los chequeos periódicos en los animales son tan importantes como en la vida de un humano. Y un diagnóstico precoz puede salvar la vida de cualquier mascota.

El control periódico de perros y gatos es un factor importante para la detección temprana y posterior tratamiento de diferentes enfermedades. Y es que según un informe de Global Burden of Diseases, elaborado por el Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington, la hipertensión, que es uno de los principales factores de riesgo en la vida en las personas, también afecta -aunque en menor medida- a las mascotas.

La hipertensión es definida como la elevación anormal y sostenida de la tensión arterial y, aunque es poco común en perros y gatos, según explicó la veterinaria Julia Fenley, cuando esta se presenta suele ser como un efecto secundario de distintas patologías como, por ejemplo, insuficiencia renal crónica, obesidad, hipertiroidismo en felinos e hiperadrenocorticismo en caninos.

"La regulación de la tensión arterial sistémica deriva de relaciones complejas entre los sistemas nervioso, renal, endocrino y vascular, siendo los riñones los responsables finales del control de la tensión a largo plazo. Cuando el funcionamiento de alguno de estos órganos falla, principalmente en mascotas de edad media-avanzada, se genera un desequilibrio que puede desencadenar hipertensión", afirmó la especialista.

La hipertensión en las mascotas puede causar daños en los riñones y en los aparatos cardiovascular y cerebrovascular. Estos sistemas son los más sensibles al aumento de la tensión arterial generando signos clínicos que conducen a los dueños a acudir a una consulta veterinaria.

Síntomas

Entre los síntomas que se presentan están algunos problemas relacionados a la visión. La hemorragia del globo ocular, ceguera o movimientos involuntarios y repetitivos del globo ocular.

También se puede identificar si el animal presenta sangre en la orina, desorientación, pérdida de coordinación, convulsiones e intolerancia al ejercicio. 

Recomendaciones

Según la veterinaria, es importante que perros y gatos realicen ejercicio periódicamente, que acudan por lo menos una vez al año al veterinario, y que se les asegure una dieta equilibrada y balanceada acorde a la etapa de vida y el estado fisiopatológico en el que se encuentran.

"Las mascotas que sufren hipertensión deberían consumir dietas con poco contenido de cloruro de sodio, cantidades adecuadas de potasio, magnesio y fósforo e idealmente suplementadas con Taurina y L-Carnitina. Por este motivo, y de acuerdo con el diagnóstico médico, en muchos casos se les indica realizar un cambio de alimentación por un producto terapéutico", enfatizó la veterinaria.