Crusoe es un perro salchicha que disfruta de las acampadas y la pesca. En Instagram tiene más de 23 000 seguidores. Foto:  Facebook CrusoeCelebrityDaschhund

Crusoe es un perro salchicha que disfruta de las acampadas y la pesca. En Instagram tiene más de 23 000 seguidores. Foto: Facebook CrusoeCelebrityDaschhund

Crusoe, el perro aventurero que conquista las redes

Redacción Narices Frías (I)

Firma libros, da autógrafos, se toma fotos con sus fans y vive como toda una celebridad. Crusoe es un perro salchicha miniatura que vive en Canadá. Su Instagram tiene más de 230 000 seguidores y tiene más de 1 000 publicaciones.

“Mi nombre se debe a Robinson Crusoe por mi gran sentido de aventura y mi habilidad natural de generar fascinación en las personas”, explica el salchicha en la biografía de su blog. A penas cumplió un año de edad, ganó un concurso en televisión al mejor truco en un evento anual para perros salchicha. A partir de entonces su fama solo ha aumentado.


Así también aumentaron sus viajes, su ropa, sus accesorios y juguetes. En varias de sus fotografías se lo puede observar con su chaleco de pesca, un gorro y una caña. En otras aparece con vinoculares, siempre listo para buscar presas.

"Since I can't chase squirrels right now, I'm watching them and learning their habits so that when the time comes - WHAM - they won't even know what hit them!!" ~ Crusoe

Una foto publicada por Crusoe the Celebrity Dachshund (@crusoe_dachshund) el


Pero su vida no solo es la aventura. Sale a comer con su familia, se disfraza y juega con su hermano Oakley, e incluso hace sus finanzas y prepara el desayuno.


Hace pocas semanas, Crusoe fue sometido a una cirugía. La celebridad había sufrido algunos problemas en su columna en años pasados. Su padre humano, Ryan, tomó el blog de Crusoe para contar lo sucedido.

“Crusoe ha preferido no compartir detalles de su salud con sus fans porque piensa que es invencible y tiene que mantener cierta imagen”, explicó. “Ha sido una época muy difícil para Lauren (su mamá) y para mí que nos beneficiaríamos de buenos pensamientos y energías”, agregó.


Su perro tiene una enfermedad de discos intervertebrales que afecta en su mayoría a esta raza. Esto se debe a su cuerpo largo. Para aliviar el dolor y mantenerlo en buena forma, sus humanos han colocado rampas en toda su casa (subir gradas puede agravar el problema).

El último episodio de Crusoe ocurrió en junio. Estaba adolorido, triste y su recuperación no era la habitual. Fue operado exitosamente y ahora está en recuperación. Aunque no es lo mismo estar en reposo, poco a poco va recuperando su movilidad y, por supuesto, publicando en sus redes sociales donde sus fans le envían mensajes de apoyo.