Se recomienda bañar a las mascotas cada cuatro semanas para evitar la resequedad de la piel. Foto: Pixabay.

Se recomienda bañar a las mascotas cada cuatro semanas para evitar la resequedad de la piel. Foto: Pixabay.

Cinco consejos para que tu mascota disfrute la hora del baño

Gabriela Castellanos (I)

Lograr bañar a un perro o gato puede ser una misión imposible para algunas personas. Los dueños terminan empapados, con algunos rasguños y con el piso de la casa lleno de agua. Si no fuera suficiente con esto, a los pocos segundos ya se puede ver a 'Firulais' revolcándose en el jardín nuevamente. En esta nota te daremos unos consejos para que tú y tu mascota disfruten de este momento. 

1. Un hábito que se cultiva 

Lo primero es la preparación. Estéfani Carrillo, estilista de mascotas, cuenta que es primordial que los dueños acostumbren al baño a sus animales desde temprana edad. “Cuando llegan a la peluquería nos damos cuenta de quién hizo una buena inducción con los perros o gatos y quién sufre cada vez que llega ese día”, dice.

Lo mejor es empezar a temprana edad. Cuando son cachorros se puede introducir a los animales en la bañera, con agua tibia y a penas con unos cinco centímetros de profundidad. Se deben colocar juguetes y pelotas que le agraden a la mascota para que relacione el baño con un momento de diversión. Una buena opción es sacarlo a caminar 30 minutos antes del baño para que esté relajado.

2. Ni muy caliente ni muy frío

Bañar a las mascotas con agua muy caliente o muy fría puede ser un desastre para las mascotas. Con una mala experiencia, los animales buscarán a toda costa evitar meterse en la bañera. Si tu perro es muy grande, probablemente termines bañado antes que él.

El agua debe estar caliente, pero no hirviendo. Lo mejor es medir la temperatura con el codo o el antebrazo. Si está muy frío o muy caliente, hay que regularla. La piel de las mascotas, especialmente de los cachorros, es muy sensible.

3. La seguridad es importante

Las tinas no tienen una superficie muy agradable para las mascotas. Se resbalan, se caen y se pueden lastimar. Una buena idea es colocar en el fondo una alfombra para ducha o una toalla que les de seguridad al pararse, recomienda el portal PetMD, especializado en cuidados para los animales de compañía.

“Si los van a bañar en un espacio alto y deciden colocarles un collar y correa para evitar que se escapen, hay que tener cuidado de que intenten salir corriendo y se lastimen”, agrega Carrillo. Una buena opción es hacerlo en un lugar de poca altura y con las seguridades adecuadas para que el baño no termine en una visita al hospital.

4. Un pelo suave necesita de un champú adecuado

No compartas tu champú o tu jabón con tus mascotas. Los animales tienen un PH especial y necesitan insumos especiales para no irritar su piel. Una buena alternativa es utilizar productos naturales que hidraten y cuiden de tu pequeño gran amigo.

Al momento del baño, hay que cuidar que estos productos no se metan en las orejas ni en los ojos de tu mascota para evitar molestias. Hay que asegurarse de enjuagar bien todos los excesos de jabón antes de secarlo.

5. Al finalizar, ¡un premio!

Un estímulo positivo siempre ayudará a que el animal se sienta feliz luego de esta experiencia. También puedes recompensarlo antes y durante el baño, para que entienda que es algo bueno.

Si lo vas a secar con secadora, coloca el aire a temperatura media y, al menos, a 20 centímetros de distancia del animal para que no se queme. Utiliza una toalla para eliminar el exceso de humedad y un cepillo para retirar el pelo muerto.