La educación de las mascotas debe iniciar cuando llega a casa. El adiestramiento puede empezar a los cuatro meses. Foto: Pixabay.

La educación de las mascotas debe iniciar cuando llega a casa. El adiestramiento puede empezar a los cuatro meses. Foto: Pixabay.

Los cinco comandos que todo perro debe saber

Redacción Narices Frías (I)

Si tienes un perro probablemente habrás tratado de enseñarle algunos trucos. Es importante que eduques a tu mascota en obediencia básica antes de cualquier otro tipo de adiestramiento para que su desempeño sea mejor. Estos son los cinco comandos básicos que todo perro debe saber: ven, siéntate, quieto, abajo y vamos.

Según el American Kennel Club (AKC), antes de empezar con el entrenamiento es importante que el perro esté dispuesto a aprender. Para esto se recomienda llevarlo a pasear durante algunos minutos para que libere su energía y esté más calmado.

Ven

Este comando le puede salvar la vida a tu mascota. Puedes empezar dentro de casa para que no existan demasiados estímulos que lo distraigan. Ponte de rodillas, abre tus brazos y di “ven”. Anímalo mientras camina hacia ti y dale una recompensa cuando llegue.

Si el cachorro no viene, acércate y colócale su correa. Despacio acompáñalo hacia el lugar donde tú estabas para que entienda cuál es la orden. Es importante alentarlo durante todo el entrenamiento para que sepa que debe obedecer, pero que no estás molesto.

Vamos

Esta orden le indicará a tu amigo peludo que es hora de moverse. Esta será la señal para que empiece a caminar junto a ti. El primer paso es hacer que tu perro se pare a tu lado. En tu mano izquierda Debes sostener su correa y en la derecha sujeta uno de sus juguetes favoritos. Muéstrale el juguete para que empiece a seguirlo.

Justo cuando das el primer paso di “vamos”. De esta forma asociará la orden con la actividad que esperas que realice. Es importante que mantenga su atención en el juguete mientras caminan. Luego de 20 segundos de haber caminado con el juguete delante de él, entrégaselo y juega con él un momento. El AKC sugiere ir aumentando el tiempo de caminata gradualmente y dejar de usar el objeto de motivación luego de un tiempo.

Sentado

La forma más agradable de aprender, para tu perro y para ti, es a través del positivismo. Es decir, utilizando motivaciones para que tu perro cumpla las órdenes. Debes sentarte frente a él con una galleta o un premio y colocarlo justo frente a su nariz para que pueda olerlo. Di “siéntate” mientras mueves despacio el premio hacia atrás.

Tu perro, para no perder de vista la galleta, se inclinará hacia atrás sentándose. Para esta técnica es mejor si tu mascota está cerca de una pared para evitar que simplemente de unos pasos hacia atrás.

Quieto

Un perro que sabe este comando permanecerá sentado en su lugar hasta que le des una orden diferente como ‘libre’. Debes pararte junto a tu mascota -que debe estar sentada- . Despacio muévete y colócate frente a él mientras abres la palma de tu mano y dices “quieto”.

Da un par de pasos lejos de tu mascota manteniendo la correa suelta. Luego de unos segundos camina nuevamente hacia él y pon uno de tus pies en la correa sin presionar demasiado, solo lo suficiente para evitar que salte sobre ti. Dale la orden para que pueda moverse y recompénsalo nuevamente.

Si tu mascota se levanta antes de que tú le des la orden, solo regresa a tu puesto inicial sin decir nada. Con tus manos ayúdalo a ponerse nuevamente en su posición. Nuevamente abre tu palma y no digas "quieto". Es importante que aprenda a obedecer con una sola orden verbal.

Abajo

Empieza colocándote sobre tu rodilla izquierda. Tu perro deberá sentarse a ese mismo lado. Ahora coloca tu mano sobre sus hombros y di "abajo". Mientras tanto coloca tu mano derecha en el pecho de tu mascota y ayúdalo a recostarse despacio.

Acaricia su espalda durante unos segundos para animarlo a que se quede en esa posición y se relaje. Dale un premio y luego usa el comando "libre" para indicarle que ya puede moverse nuevamente.

Es importante que los dueños que intenten educar a sus mascotas tengan paciencia y estén dispuestos a hacer varias repeticiones. Los perros aprenden con estos métodos pero no se debe alargar una sesión por más de 10 o 15 minutos para que el animal no se distraiga y existan mejores resultados. Luego de este periodo deja que descanse y vuelve a intentarlo más tarde.