El Art Cat Café Adrianuzca en Punta del Este (Uruguay) combina la gastronomía con el bienestar animal. Foto: EFE / Art Cat Café Adrianuzca

El Art Cat Café Adrianuzca en Punta del Este (Uruguay) combina la gastronomía con el bienestar animal. Foto: EFE / Art Cat Café Adrianuzca

Cafetería uruguaya ofrece a clientes acariciar, jugar y adoptar a gatos

Agencia EFE (I)

La gente que entra a la cafetería Art Cat Café Adrianuzcas de la ciudad costera uruguaya de Punta del Este busca, además que hacerse con una taza de café o un cruasán, acariciar, jugar e incluso adoptar a uno de los gatos que viven en ese local.​

En esta cafetería, estos felinos están presentes por todas partes, desde el logotipo, hasta el felpudo de la entrada, pasando por los cuadros que cuelgan de las paredes y, por supuesto, los nueve gatos que acoge.

La gerente del local, Adriana Olaza, dijo que este espacio no es una organización sin ánimo de lucro, sino que se trata de un negocio que intenta ayudar a los animales abandonados. Además, resaltó que este es el primer Cat Café de Uruguay, pero no del mundo, ya que estos peculiares espacios existen, entre otros lugares, en Cuidad de México, Madrid, París y en Tokio hay más de una treintena.

Este local uruguayo divide la parte de cafetería y la zona en la que están los gatos, según la directora "la cocina está totalmente alejada de espacio donde están los animales" y los clientes pueden tomar sus consumos en una zona libre de felinos o en el área en la que están los mininos.

La cafetería cuenta con ambientes separados para las personas que desean compartir con los felinos y para quienes prefieren no hacerlo. Foto: EFE / Art Cat Café Adrianuzca

La cafetería cuenta con ambientes separados para las personas que desean compartir con los felinos y para quienes prefieren no hacerlo. Foto: EFE / Art Cat Café Adrianuzca

La misma opción tienen los gatos, ya que estos disponen de "una puerta independiente a la que no puede pasar la gente", un lugar que dispone de un patio interno donde los animales pueden "sentirse cómodos y hacer lo que quieran sin ser molestados".

"Los gatitos que tenemos pasan una serie de estudios, donde se les vacunan, se les desparasita, y se los castra. Además, si ya tienen un año se les hace el test del VIH y de leucemia felina", detalló la uruguaya. No obstante, además de los gatos del local, este establecimiento tiene a seis crías en "cuarentena", dos de las cuales se encuentran en la casa de esta amante de los animales.

Olaza relató que siempre tuvo mucho amor por los gatos, que "sufre mucho viendo a los bichos en la calle" y que, es por ello, que desde hace varios años que intenta ayudar a encontrarle casas a los animales abandonados. Desde que se abrió el local, a mediados del pasado mes de diciembre, han encontrado un nuevo hogar tres gatos y "uno está en proceso" de ello.

"La adopción se hace a través de nuestra página (web). Verificamos que esos datos sean reales y les mandamos un formulario, que es bastante estricto, con la adopción", explicó Olaza, quien añadió que, una vez entregado el gato, se "hace un seguimiento a la nueva casa".

Por ello, solo los clientes que residen en Punta del Este pueden optar por llevarse uno de los gatos a casa y si un turista desea adoptar uno de estos animales le ponen en contacto con "alguna organización de su país o cerca de su ciudad".

Los dueños del local buscan hogares responsables para los gatos rescatados que viven en la cafetería. Foto. EFE / Art Cat Café Adrianuzca

Los dueños del local buscan hogares responsables para los gatos rescatados que viven en la cafetería. Foto. EFE / Art Cat Café Adrianuzca