Los perros pueden transmitir bacterias a través de las membranas mucosas de la nariz, la boca y los ojos. Foto: Pixabay.

Los perros pueden transmitir bacterias a través de las membranas mucosas de la nariz, la boca y los ojos. Foto: Pixabay.

Los besos de tu perro están bien siempre que no sean en el rostro

Infobae América (I)

Puede asemejarse con una cualquier situación cotidiana: llegar luego de un día de trabajo y besar a la mascota de la casa, quien retribuye el cariño con algunas lamidas  en la cara. Las personas, perciben esto como un gesto de cariño. Sin embargo, cuando se trata de "besos", los expertos encendieron la alarma.

El doctor Neilanjan Nandi, profesor asistente de medicina de Drexel University College of Medicine en Filadelfia, aseguró luego de varios estudios que la mayoría de las bocas de los animales son anfitriones de "una enorme microbioma oral de bacterias, virus y levaduras".

Nandi remarcó que la saliva de un perro tiene proteínas que pueden ayudar a limpiar o sanar sus propias heridas y que algunas bacterias en la boca de los perros son zoonóticas, es decir, que los animales pueden transmitirlas a los humanos y causar enfermedades.

"Algunas de las más comunes son clostridium, E. coli y Salmonella, que puede causar enfermedad gastrointestinal grave en los seres humanos", dijo el doctor K. Leni Kaplan, profesor en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell.

Ahora bien, ¿un perro no debería lamer en absoluto a su dueño? No sería tan drástico el asunto. "Cuando la saliva del perro toca la piel humana, especialmente en una persona sana, es muy poco probable que cause algún problema, ya que habrá muy poca absorción a través de la piel", explicó Kaplan a The New York Times.

Sin embargo, la saliva y los patógenos de un perro pueden ser absorbidos más fácilmente a través de las membranas mucosas de la nariz, la boca y los ojos de una persona. Si bien no se daría en todos los casos, los expertos recomendaron evitarlo.

Por su parte, John Oxford, profesor de virología en la Universidad Queen Mary de Londres y un experto en microbiología, dijo que nunca dejaría que un perro le lamiera la cara, según informó The Hippocratic Post.

"No es sólo lo que se lleva en la saliva", dijo. "Los perros pasan la mitad de su vida con sus narices en las esquinas, en contacto con excrementos de otros perros por lo que sus hocicos están llenos de bacterias, virus y gérmenes de todo tipo".

Ante este panorama, qué recomendaciones tomar para que la relación de cariño entre ambos no se vea afectada.

1) Asegurarse de que la mascota está al día con todas las vacunas.

2) Cuando se incluya a una mascota en la familia deberá ser sometida a un proceso de eliminación de parásitos.

3) Mantener a las mascotas lejos de las heces de otros animales.

4) Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón.

"Las mascotas, al igual que las personas, anhelan la atención y el afecto. Mientras que ambos se mantengan sanos y saludables, se podrá tomar ese riesgo y por qué no, aceptar sus besos".