Sheyla tiene cinco meses y sobrevivió al moquillo. Será del tamaño de un perro salchicha y está en adopción. Foto: Cortesía Lucky

Sheyla tiene cinco meses y sobrevivió al moquillo. Será del tamaño de un perro salchicha y está en adopción. Foto: Cortesía Lucky

La pequeña Sheyla está lista para un hogar

Redacción Narices Frías (I)

Sheyla es más pequeña que un litro de leche, pero su tamaño no le hace justicia a su personalidad. Es una perra activa y juguetona con una inteligencia única.

Esta perra, de cinco meses, fue rescatada con apoyo del Municipio de Rumiñahui. Ella vivía junto a otros cachorros sin recibir los cuidados necesarios. Las autoridades retiraron a los pequeños, pues consideraron que vivían en condiciones de negligencia y maltrato.

Cuando fueron revisados, se dieron cuenta que tenían moquillo, una enfermedad mortal para los cachorros. Sheyla fue la única que sobrevivió y ahora está completamente sana.

Es una perra faldera, juguetona y cariñosa, perfecta para una familia con niños. Es una pequeña muy sociable que puede adaptarse fácilmente a la rutina del hogar. Su tamaño aproximado, cuenta María Alejandra Reyes, presidenta de Lucky, será similar al de un perro salchicha.

La organización inició una campaña para buscar hogares responsables para sus rescatados. Actualmente tienen deudas de más de USD 2 000 entre cuentas veterinarias, compra de alimento y gastos del refugio que les ha impedido continuar con los rescates.

Si te interesa adoptar a Sheyla puedes comunicarte con Lucky en su página de Facebook. El apadrinamiento es otra opción. Con una contribución mensual, puedes ayudar a cubrir los gastos de esta pequeña y podrás conocerla, visitarla, jugar con ella en el refugio.