La acupuntura favorece al sistema inmunológico de los animales de compañía. Foto: Patricio Terán / Narices Frías

La acupuntura favorece al sistema inmunológico de los animales de compañía. Foto: Patricio Terán / Narices Frías

La acupuntura es una terapia alternativa para tratar el dolor

Gabriela Castellanos (I) 
mgcastellanos@elcomercio.com

Las enfermedades degenerativas en animales de compañía no siempre pueden controlarse con medicamentos. Los tratamientos farmacológicos pueden tener consecuencias a largo plazo en su bienestar. Para estos casos, la acupuntura veterinaria ofrece un tratamiento paliativo que puede usarse como complemento a las terapias tradicionales.

Carolina Coba, veterinaria especialista en acupuntura que trabaja en la clínica Care For Pets , cuenta que esta especialidad puede utilizarse para tratar varias afecciones. Problemas cardiovasculares, dermatológicos, inmunológicos, neurológicos, oncológicos y en articulaciones pueden tratarse, según Coba.

Se trata de intervenir en un nivel energético para que sea el cuerpo del animal el que genere las reacciones apropiadas para hacer frente a una dolencia o enfermedad. Para esto se aplican agujas en distintos puntos del cuerpo.

Como los humanos, perros y gatos poseen puntos energéticos que se estimulan. La especialista explica que se debe conocer su fisionomía para saber los lugares a intervenir. Por ejemplo, las perras preñadas pueden entrar en trabajo de parto cuando se colocan agujas en ciertas zonas.

Los cachorros también necesitan un cuidado especial. “No es recomendable alterar mucho su campo energético porque están en desarrollo”, dice la especialista.

La Sociedad Internacional de Acupuntura Veterinaria recomienda que exista un diagnóstico previo al tratamiento porque las agujas pueden enmascarar dolor u otros signos clínicos importantes para conocer lo que aqueja a los animales. Es decir, aunque puede en principio favorecer el movimiento y reducir el dolor, a largo plazo puede hacer que la condición empeore.

Además de la función curativa de este tratamiento, la acupuntura tiene un beneficio directo en la calidad de vida de los animales. Así, los perros y gatos de edades muy avanzadas son los mayores beneficiarios de esta técnica. Un estudio publicado en el Journal de Ciencias Veterinarias mostró el progreso de 78 perros que tenían artritis. La mitad fue tratada con medicina occidental y el resto, con acupuntura combinada con otras terapias alternativas. Ese último grupo tuvo una mejor recuperación.

La acupuntura no es dolorosa para los animales. Al principio pueden presentar incomodidad al tratarse de una experiencia nueva. Luego logran relajarse en las sesiones. “Incluso se duermen”, cuenta Coba.

Una de las aplicaciones más interesantes tiene que ver con la oncología. Aunque existe cierto debate sobre si es conveniente estimular el organismo cuando padecen estas enfermedades, Coba considera que la terapia favorece a la regeneración del cuerpo. También mejora las condiciones de animales que están atravesando por sesiones de quimioterapia.