Tiempo de lectura: 5' 59'' No. de palabras: 951

Los sobrevivientes del incendio que dejó al menos 232 muertos la madrugada del domingo en una discoteca del sur de Brasil, llena de estudiantes universitarios, relataron momentos de terror y pánico.

- “ Fue un horror. Perdí a un amigo muy cercano. Las salidas de emergencia eran insuficientes; perdí de vista a mi amigo en la confusión (...) Una chica murió en mis brazos. Sentí cómo su corazón dejaba de latir. Sólo había visto eso en el cine (...) Las barreras metálicas utilizadas para organizar las filas de espera bloquearon la evacuación. Las personas se entrechocaban, caían. Ayudé a levantar las barreras. Los bomberos también se intoxicaban con el humo (...) Aún cuando corrían riesgo, las personas entraban a la discoteca para intentar salvar vidas. Las ambulancias no daban abasto con el número de heridos. No conseguimos usar la salida de emergencia. Los que estaban en el fondo de la discoteca quedaron atrapados ” , contó el sobreviviente Mattheus Bortolotto, un joven dentista, al canal de televisión Band News.

- “Gritamos 'fuego, fuego', pero el seguridad abrió los brazos para mantener la puerta cerrada. Unos cinco o seis derribaron al de seguridad y tiraron la puerta abajo. Era la única salida”, dijo Murilo de Toledo Tiecher, otro sobreviviente, al sitio G1 de Globo.

- “Todo el mundo estaba empujando, fue cuestión de segundos. El fuego era poca cosa, pero en cuestión de segundos se expandió. Quien estaba cerca o alrededor de la tarima no podía salir”, relató Taynne Vendrusculo, sobreviviente, a Globo News.

- “En la fiesta estaba tocando (la banda) Gurizada cuando vi que iban a hacer un show pirotécnico, y fue ahí que la chispa inició el fuego en el techo. Íbamos a buscar el extintor para apagarlo, pero cuando vimos ya estaba todo el local en llamas. Pedimos a la gente que saliera, había mucha gente ahí. En el medio del tumulto, se comenzaron a pisotear (...) Tratamos de rescatar personas, pero algunas tenían el 80% del cuerpo quemado y no lograron resistir”, dijo Rodrigo, agente de seguridad de la discoteca, a TV Globo.

- “Como estaba cerca de la puerta, gracias a Dios salí corriendo y en cinco minutos estaba afuera. Una persona me llamó para tomar fotos en el área VIP, por eso estaba ahí, tenía una visión mejor. Normalmente me quedo en el medio de las personas, fue suerte, si no hubiera estado trabajando, hubiera estado en el área VIP. Creí que eran apenas unos fueguitos pequeños, escuché el griterío y creí que era una pelea, fue allí cuando escuché que gritaron 'fuego', vi el humo y salí corriendo”, dijo Fernanda Bona, fotógrafa de zona VIP de discoteca, a Globo.


La historia de Ana Paula Muller, quien se salvó de morir
Fue una bengala la que hizo arder el techo en segundos. Ana logró salir antes de que el fuego y el humo devoraran este domingo una discoteca en el sur de Brasil durante una fiesta universitaria. Ya a salvo, vio morir a uno de sus amigos.

- “Estábamos muy cerca de la tarima, y vimos todo desde el principio. Fue una bengala que el vocalista soltó, alcanzó el techo y comenzó a incendiarse. Fue todo muy rápido ” , dijo Ana Paula Muller, sobreviviente de la tragedia ocurrida la mañana del domingo en el club Kiss en Santa María, en el estado de Rio Grande do Sul.

Todavía afectada, la estudiante de ingeniería civil de 19 años habló telefónicamente con la AFP y recuerda cómo se abrió camino aparatosamente entre gente despavorida.

“Más o menos en la mitad miré para atrás y estaba todo negro del humo. Me caí. Pero conseguí levantarme y huí (...) Vi gente caer, pero en un momento de pánico nadie piensa en otras personas ” .

“Un amigo que estaba con nosotros logró salir pero tuvo un paro cardíaco y no resistió. También perdí otra gente que conozco de la facultad”, dijo Muller.

Su amigo está entre los 233 muertos que dejó el segundo peor incendio jamás registrado en Brasil.

Gurizada Fandangueira, una banda de sertanejo, la música country brasileña, amenizaba la noche cuando se desató el fuego y el humo que le costó la vida a muchos de los asistentes.


A Brondani nadie le creía que había fuego en el techo
Rocheli Brondani
también sobrevivió. “ Miré al techo y vi que había fuego, todo fue muy rápido. Yo les decía que se estaba incendiando el techo, pero nadie me creía, nadie me hacía caso. Salí corriendo, no ayudé ni a mi amiga, no miré para atrás y conseguí salir ” .

Ya en la puerta, recuerda la universitaria de 23 años en diálogo con la AFP , las personas de seguridad “ no entendían lo que estaba pasando. Creían que había una pelea y después se dieron cuenta de que era fuego”.

“Vi gente herida, vomitando, mi amiga fue pisoteada pero sobrevivió. Ella contó que cuando estaba cerca de la puerta la gente empezó a caer una encima de la otra como un dominó. Ella se agarró a otra persona, y consiguió salir ” , declaró Brondani.

Brondani también es alumna de ingeniería civil de la Universidad Federal de Santa María, de donde era la mayoría de estudiantes que participaban en la fiesta, según el vicerrector Dalvan Reinert.

“Al comienzo no parecía tan horrible como fue después. Cuando logré salir estaba más tranquilo, sólo había gente empujándose, pero después nadie logró salir”, recordó Brondani.

Califique
2
( votos)