Tiempo de lectura: 4' 12'' No. de palabras: 672

En América Latina el 22 % de las mujeres en edad reproductiva no tienen acceso a la planificación familiar ni a métodos anticonceptivos modernos, lo que marca una "brecha de equidad" en una región que tiene la segunda tasa mundial de embarazos de adolescentes, dijo hoy una experta de la ONU.

La directora regional para América Latina y el Caribe del Fondo de las Naciones Unidas para la Población (Unfpa), Marcela Suazo, se refirió al asunto en una conferencia sobre el tema que ofreció en la Cancillería panameña con motivo del Día Mundial de la Población.

Suazo indicó que el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva y a métodos voluntarios de planificación familiar "todavía dista de ser una realidad en la mayoría de países de la región".

"Lograr el acceso universal a la salud sexual y reproductiva no es un concepto en abstracto, pues tiene que ver con la vida de millones de niñas, adolescentes y mujeres que cada día mueren al dar a luz, que tienen un embarazo no planificado o no deseado, que no tienen asistencia calificada durante el parto, o que contraen infecciones de transmisión sexual y VIH", afirmó Suazo.

Reconoció que si bien hay avances en la reducción significativa de la mortalidad materna, según el último informe de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, estas muertes se concentran en las poblaciones más excluidas y en aquellas más jóvenes o con menos educación y acceso a información y servicios.

Detalló que, en Panamá, la tasa de mortalidad materna en las comarcas indígenas llega a ser cinco veces mayor que el promedio de la población general, con 300 muertes por cada 100 000 nacidos vivos contra un promedio nacional de 60 por 100 000.

No obstante, elogió la voluntad de los estados y los gobiernos de invertir en políticas públicas, produciendo cambios "importantes" en la tendencia pero con "avances y resultados disímiles".

Señaló que la situación particularmente afecta a las poblaciones indígenas, los campesinos pobres y las adolescentes "que siguen encontrando barreras médicas, socioculturales y legales en el acceso, lo que evidencia una brecha de equidad en la región".

Citó datos de la ONU que dan cuenta que la prevalencia de anticonceptivos en Guatemala y Bolivia varía entre 40 % y 70 % para aquellas mujeres que al menos han iniciado la escuela secundaria.

Mencionó a Panamá, donde, según la Encuesta Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, el uso de métodos modernos de planificación familiar en todo el territorio nacional es del 52,2 %, mientras en las áreas indígenas es del 19 %.
Suazo agregó que un indicador todavía "más impactante" de esta "brecha de equidad" en la región es el porcentaje de embarazos en adolescentes, que aumentó en algunos países.

Con 73 embarazos por cada 1 000 mujeres entre 15 y 19 años de edad, América Latina y el Caribe registra la segunda tasa más alta de fecundidad específica en las adolescentes, después de África subsahariana, detalló.

Suazo dijo que esta situación requiere del "compromiso urgente" de los gobiernos para la implementación de políticas públicas que "reconozcan los derechos y necesidades de las y los adolescentes, el acceso a programas de salud sexual y reproductiva, incluyendo la planificación familiar, y a una educación sexual integral".

Consideró que esto es "especialmente relevante" en un momento en que millones de jóvenes en la región están ingresando o han ingresado en su etapa de procreación.

América Latina cuenta hoy con 105 millones de jóvenes entre 15 y 24 años, el mayor número de jóvenes en su historia, mientras que en Panamá este grupo representa casi un quinto (17 %) de la población, destacó Suazo, al respecto, citando cifras de la ONU.

"Desaprovechar este potencial significa hipotecar al mismo tiempo el desarrollo y el futuro de nuestros países", recalcó.

Califique
2
( votos)