Tiempo de lectura: 3' 10'' No. de palabras: 502



Estadística. El análisis realizado por  la Flacso concluye que  en Guayas  existen 750 grupos  pandilleros, que representan el 57% de estas agrupaciones  en Ecuador.  Foto: Archivo/ EL COMERCIOUn informe s de  la Flacso concluye que  en Ecuador los niños   empiezan a ser miembros de grupos urbanos  y a portar armas  desde  los 14 años.

Una de las conclusiones del último informe de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) en Ecuador, en su estudio sobre pandillas es que esos grupos  no siempre están relacionados con los delitos, pero no hay que descuidar su violencia. 

"Las estadísticas y los registros no permiten establecer una relación clara entre los distintos tipos de agrupaciones urbanas y los niveles de inseguridad que se viven en distintas ciudades", sostiene Andreína Torres, en el documento académico ‘Cuidad Segura’.
 
Un monitoreo de la violencia de las pandillas en el país lo realizó la fundación Serpaz, con base a las publicaciones de los diarios EL COMERCIO y El Universo. En ese balance se detectó que  el 40 por ciento de las muertes,   no puede imputarse a una pandilla.

Además, que los miembros Latin Kings -nación creada en Chicago y que llegó al país en los 90 y se ha esparcido hasta a España -, pueden ser los causantes de 27 por ciento de las muertes. En esa estadística aparecen también otras organizaciones nacidas en Ecuador, como Los Rusos, Dueños de las Calles, Fantasmas, Pumas, John Jairo y Cazadores, las cuales tienen un siete por ciento de los crímenes imputados. Según la Dirección de la Policía Especializada en Menores (Dinapen), se identificaron 1 368 pandillas en el país, pero el número de los miembros de cada una es desconocido.

En Guayas se calcula que existen 750 grupos. El informe Ciudad Segura dice que en esa provincia se concentra el 57 por ciento de los grupos y que Pichincha, El Oro, Esmeraldas, Tungurahua, Azuay, Manabí, Carchi, Cotopaxi  Chimborazo, Imbabura y Napo reúnen al resto. 

El  alto número de menores detenidos por diferentes delitos es otro fenómeno que preocupa. En los últimos cinco años subió en  un 115 por ciento. En el año 1999 superó a los 3 000, pero el año pasado llegaron a unos 7 772, según las estadísticas de la Policía.

Además, se señala que el 20 por ciento de jóvenes pandilleros de Guayaquil porta armas desde los 14 años. "El arma más común es el revólver, luego las cartucheras y armas blancas", advierte el estudio de la Flacso.

A pesar de este crecimiento, tanto de organizaciones y violencia, no existe un programa concreto de prevención y tampoco una patología de la persona que podría convertirse en pandillero. Para el catedrático de la Flacso,  Fernando Carrión, la respuesta ha sido "una política hegemónica que plantea su eliminación y no la incorporación al trabajo, educación,  salud,  cultura y ciudad".
Califique
2
( votos)