Tiempo de lectura: 3' 4'' No. de palabras: 491

Entrevista. Antonio Navarro Wolff. Ex guerrillero de la agrupación M-19

¿Cómo ve los diálogos de paz con las FARC anunciados por el presidente Juan Manuel Santos? ¿Contrasta con la política dura de Álvaro Uribe?

Tenemos que verlos con esperanza. Colombia tiene una materia pendiente desde hace muchos años, que sería una paz definitiva. Avanzamos cuando se produjo la paz con el M-19 hace 20 años, pero el conflicto continúa. Cualquier presidente quisiera tener la posibilidad de lograr la paz definitiva. Uribe lo intentó varias veces, pero no tuvo respuesta de las FARC. Ahora lo intenta Santos. Aparentemente hay una respuesta positiva de las FARC, pero son expectativas. No nos vamos a adelantar a los hechos.

Si se compara con el pasado, el proceso de paz se cobró la vida de Carlos Pizarro Leongómez y otros políticos.

La verdad es que la muerte de mi compañero, amigo y jefe, Carlos Pizarro Leongómez no estuvo asociada tanto al proceso de paz como a un intento de desestabilización del cartel de Medellín, que mató a otros candidatos como a Bernardo Jaramillo de Unión Patriótica. Fue un intento de desestabilización de la democracia colombiana que encabezó Pablo Escobar. Después de esas pérdidas muy graves para nosotros y el país, se nos ha respetado los espacios de participación política, y hemos acertado, hemos ganado y hemos perdido elecciones, como es propio de toda democracia.

¿Se puede creer en la buena voluntad de los dirigentes de las FARC a sabiendas que hubo críticas cuando el presidente Andrés Pastrana abrió el proceso de paz en San Vicente del Caguán y que no tuvo resultados finales?

Ese momento era distinto. Las FARC venían de una sucesión de victorias militares muy importantes. Habían ganando 17 combates en línea en el oriente y en el sur de Colombia. Era una victoria total sobre el Estado. Los llevó a una posición que no permitió llegar a una negociación, entre 1998 y 2000. Querían la mitad del poder del país y eso no podía ser.

¿Y cuál es la situación hoy?

Las FARC no pueden pensar que van a ganar la guerra. Ha sufrido golpes en los últimos años de parte de la Fuerza Pública. Y ese es un elemento principal. Usted está dispuesto a una negociación de paz cuando está convencido de que no puede ganar una guerra. Una guerra sin fin y sin victoria no tiene sentido. Tampoco quiere decir que las FARC estén derrotadas. Las FARC mantienen una capacidad de combate que han demostrado en los últimos meses, pero no pueden proyectarse a una victoria definitiva. Por eso hay mejores condiciones hoy que hace 10 años.

HOJA DE VIDA

Fue gobernador del Departamento de Nariño, del 2008 al 2011, y es vocero del Movimiento Progresistas.

Califique
2
( votos)