Tiempo de lectura: 3' 13'' No. de palabras: 523

La Costa Este de Estados Unidos aún se recupera del paso el fin de semana del huracán Irene, que dejó unos 40 muertos, mientras autoridades y residentes miran ansiosos el Atlántico y se preguntan: ¿Está viniendo otro? La tormenta tropical Katia avanza lentamente hacia el oeste en el océano Atlántico a 30 kilómetros por hora y el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos dijo el martes que espera que se convierta en huracán a última hora del miércoles o a primera del jueves.

Aunque los pronósticos indican que Katia pasaría a ser un gran huracán sobre el noreste de las islas de Sotavento en el mar Caribe para el domingo, el CNH con sede en Miami agregó que no es posible aún prever su trayectoria con seguridad ni si representaría una amenaza para la Costa Este de Estados Unidos.

"Aún está aguas afuera. Muchas cosas pueden suceder (...) No lo vemos afectando ningún área terrestre por cinco días. Más allá de eso, es simplemente especulación", dijo el especialista en huracanes del CNH Richard Pasch a Reuters.

Sin embargo, recomendó que la Costa Este de Estados Unidos y el Caribe, recientemente azotados por el huracán Irene, estén atentos a Katia. A las 14 hora del este de Estados Unidos (18:00 GMT), Katia se ubicaba a 1 010 kilómetros al oeste sudoeste de la parte sur de las islas de Cabo Verde, con vientos máximos sostenidos de unos 75 kilómetros por hora.

Algunos meteorólogos privados citaban modelos climáticos de largo alcance para más allá de los cinco próximos días que mostraban a Katia desplazándose sobre las Bermudas hacia Canadá, pero evitando la costa estadounidense.

Pero Pasch advirtió que esas predicciones no eran confiables y contenían errores de "cientos de kilómetros" en la trayectoria prevista. Pasch dijo que el camino de Katia en una semana dependerá de los cambiantes patrones climáticos sobre el océano Atlántico y la costa estadounidense, sistemas de alta o baja presión que llevarán a la tormenta en una dirección o la otra. Irene azotó el Caribe como un huracán categoría 2 y 3 y luego tocó tierra en Carolina del Norte con fuerza de categoría 1.

Posteriormente se desplazó hacia el norte donde fue degradado a tormenta y se desvaneció. Aún así, dejó casi 40 muertos a su paso y causó las peores inundaciones en décadas en Nueva Jersey y Vermont.

El CNH ve a Katia como un gran huracán de categoría 3 para el domingo por la mañana en su desplazamiento por las cálidas aguas oceánicas, que actúan como refuerzo para la magnitud del fenómeno. "Tengan en cuenta que es finales de agosto y principios de septiembre, es el punto crítico de la temporada de huracanes", dijo Pasch.

El período más intenso de la temporada que va de junio a noviembre aún tiene varias semanas por delante. Meteorólogos pronosticaron una temporada muy activa con entre ocho y 10 huracanes.

Califique
2
( votos)