Tiempo de lectura: 3' 18'' No. de palabras: 528

Las tres jóvenes estadounidenses liberadas el lunes tras permanecer secuestradas durante una década en una casa de Cleveland, Ohio, estuvieron atadas con cadenas y cuerdas durante su cautiverio, informó hoy la policía.

Michael McGrath, jefe de la policía de Cleveland, reveló algunos detalles de las primeras investigaciones llevadas a cabo dentro de la casa y precisó que las tres, Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, vivían amarradas en diferentes habitaciones y liberadas en momentos distintos, nunca juntas.

Según McGrath, las tres vivieron prácticamente siempre en casa, y solo raramente las dejaban salir al patio.

Mayra DeJesus, hermana de Gina, dijo que su hermana, pese al infierno vivido estaba “de buen humor”. Delante de su casa fueron colocados ayer globos y una pancarta en la que daban a la joven la bienvenida.

En tanto, los tres hispanos arrestados como sospechosos del secuestro, Ariel Castro, de 52 años, dueño de la casa, y sus hermanos Pedro y Onil, de 50 y 54 años, están colaborando con los investigadores. “Hemos empezado los interrogatorios y están hablando”, dijo McGrath.

imagen

Desde la izquierda, los hermanos Ariel Castro, Oneil Castro y Pedro J. Castro, quienes fueron arrestados en conexión con el descubrimiento de tres mujeres secuestradas, en Cleveland, Ohio (EE.UU.).

Ariel Castro, que está divorciado, había sido denunciado por su ex mujer por malos tratos: el ex conductor de una autobús escolar le habría roto la nariz dos veces y varios huesos, además de haberla amenazado a menudo. El hombre, sin embargo, nunca fue condenado, y no tenía antecedentes penales.

Amanda Berry había sido vista por última vez en abril de 2003, un día antes de cumplir 17 años, Gina DeJesus tenía solo 14 e iba de camino a la escuela cuando desapareció, en 2004, mientras Michelle Knight fue secuestrada en 2002 cuando tenía 19.

Las tres desaparecieron en la misma zona de Cleveland, y después de diez largos años de silencio, durante los cuales muchos las habían dado por muertas, fueron halladas juntas y con vida el lunes, en una casa de madera blanca de la misma ciudad, en cuyo porche ondea la bandera de Puerto Rico, ubicada no lejos de los lugares donde habían sido secuestradas.

Amanda logró escapar de la casa junto a su hija de 6 años, nacida durante su cautiverio, con la ayuda de un vecino, y al llegar la policía fueron liberadas las otras dos.

Según algunos medios, las jóvenes habrían tenidos varios embarazos en estos años. Sin embargo, parece que no se encontraron restos humanos en la casa.

En una ocasión un vecino, Israel Lugo, vio a Ariel Castro con una niña en un parque. “Es la hija de mi novia” , le dijo. Otros vecinos dijeron que lo más llamativo era que a la hora de comer Castro aparcaba el autobús escolar que conducía delante de su casa y llevaba varias bolsas de McDonalds.

imagen

Imagen de la casa en la que permanecieron secuestradas tres mujeres en Ohio, EE.UU., por unos 10 años. Foto: AFP

Califique
2
( votos)