Tiempo de lectura: 3' 3'' No. de palabras: 493

En total 31 especialistas de 14 países analizaron “distintas pruebas científicas disponibles”, como radiaciones electromagnéticas de alta frecuencia, como las que emiten celulares, radios y radares, informó la IARC ayer.

Es por eso que no se puede descartar que los teléfonos móviles causen cáncer. El IARC es el instituto de investigación sobre cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Por el momento no se pudo comprobar de forma unívoca que el uso de teléfonos móviles pueda provocar cáncer en las personas”, aseguró Kurt Straif, presidente del programa de monografías de la IARC, en el que se evaluaron más de 900 posibles agentes cancerígenos.

Así y todo, los especialistas decidieron definir las radiaciones como “posiblemente cancerígenas” (possibly carcinogenic), dado que hay pruebas limitadas acerca de una mayor aparición de determinados tumores cerebrales (gliomas) en las personas que usan mucho el celular.

Sin embargo, no queda claro en qué forma esta radiación provoca el cáncer. “Los mecanismos siguen siendo una pregunta abierta”, agregó. “El resultado indica que podría haber un riesgo y por eso debemos estar atentos a una relación entre los teléfonos móviles y el riesgo de cáncer”, subrayó el director del grupo de expertos, Jonathan Samet, de la Universidad del Sur de California.

La OMS y la IARC basaron su decisión de la clasificación ‘2B’ en las evidencias obtenidas sobre el impacto de esos campos electromagnéticos en el origen de gliomas, un tipo maligno de cáncer cerebral. Aunque no cuantificó el riesgo, el grupo de trabajo OMS-IARC se refirió a que un estudio, con datos hasta 2004, detectó un incremento del 40 % en el riesgo de gliomas entre los usuarios más frecuentes de celulares, es decir, los que los empleaban una media de treinta minutos al día en un período de diez años.

Los expertos afirmaron que hacen falta más estudios con base en los cuales el potencial cancerígeno de estas radiaciones deberá ser evaluado de nuevo en algunos años. De acuerdo con la IARC, actualmente se usan en todo el mundo 5 000 millones de teléfonos móviles.

Los usuarios preocupados por este tema pueden minimizar la exposición a las radiaciones usando la aplicación manos libres de sus móviles o teléfonos fijos, sugirió la IARC. La agencia catalogó también hace nueve años los campos magnéticos y eléctricos de baja frecuencia, como los que generan los cables de alta tensión, como “posiblemente cancerígenos”, en la misma categoría.

Los expertos dejaron en claro que las dos clasificaciones se basan en que hasta ahora no se puede descartar el riesgo.

La IARC se fundó en 1965. Su función es brindar a gobiernos y autoridades conocimientos independientes sobre posibles factores cancerígenos y ya evaluó más de 900 posibles factores en monografías.

Califique
2
( votos)