Tiempo de lectura: 3' 7'' No. de palabras: 509

Mientras Sudáfrica se alista para una vida sin el padre de la Nación del Arco Iris, algunos miembros de la antes dominante minoría blanca temen que el espíritu de reconciliación de Nelson Mandela pueda esfumarse después de su muerte.

Cuando el 'apartheid' terminó hace casi dos décadas, los blancos se preparaban para lo peor. Condicionados por años cuidándose de la " swart gevaar " (amenaza negra), temían ser arrojados al mar. Tal profecía nunca se materializó.

Cuando se convirtió en el primer presidente negro sudafricano en 1994, Nelson Mandela cerró un sombrío capítulo de su vida en la cárcel y tuvo contacto con sus antiguos opresores hasta el punto de tomar té con la viuda del arquitecto del 'apartheid', Hendrik Verwoerd.

Con el padre de la Sudáfrica democrática luchando ahora por la vida en un hospital, por Internet circulan rumores sobre lo que será la vida sin Mandela para la población blanca. "La muerte de Mandela puede ser un momento crucial que conduzca hacia el desastre", según un artículo enviado en la página Facebook de un grupo autodenominado Salven al pueblo blanco en Sudáfrica.

AfriForum, una organización sin ánimo de lucro que representa los intereses de los blancos Afrikaners, recibió llamadas de gente que pregunta: "¿Qué va a ocurrir? ¿Deberían estar asustados?", indicó su director Ernst Roets.

"Vemos personas, especialmente en los medios sociales, que dicen cosas como 'si muere Mandela, van a matar a todos los blancos'", añadió. Pero sus investigaciones encuentran esos temores poco probables. "No pensamos que exista ninguna razón para temer", agregó Roets.

Para Esmi, una afrikaner de 47 años que se detuvo junto al hospital de Pretoria donde Mandela es atendido, los temores de que los negros se lancen contra los blancos después de que se vaya Mandela son la menor de sus preocupaciones. "Eso no ha cruzado por mi mente", dijo.

"Todos están muy centrados en Mandela. Tuve la misma sensación durante el Mundial de fútbol en 2010, cuando todos estábamos unidos. La atmósfera ahora es más sombría, pero todos estamos con Mandela porque fue bueno para nuestro país " , explicó.

El dominante partido Congreso Nacional Africano (ANC) ha pedido calmar los temores, destacando que Mandela abandonó su cargo hace una década y el país no ha caído en el desorden.

Sobre la inseguridad

Mandela no ha aparecido en público en tres años, lo que da esperanzas de que su ausencia definitiva no desatará tensiones.

El ingreso promedio de un hogar blanco es seis veces el de uno negro, según el último censo. Ambas comunidades se mezclan, pero de manera limitada.

En su gran mayoría, los 43 asesinatos diarios ocurren en poblados negros; los blancos están conmocionados por los actos de violencia cometidos en sus vecindarios y los ocasionales asesinatos de granjeros blancos.

Con Mandela en estado crítico, los llamados a conservar su legado de paz aumentan.

Califique
2
( votos)