Tiempo de lectura: 5' 27'' No. de palabras: 882

Al proclamado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y a todos los seguidores del Socialismo del siglo XXI, dentro y fuera de sus fronteras, una palabra les ronda los labios: "golpe".

Toda manifestación de inconformidad, como las que se están llevando a cabo en 17 de los 23 estados que conforman la República Bolivariana para que se realice el reconteo de votos del domingo pasado, tiene intenciones golpistas.

"Sabemos que hay grupos preparados para salir a las calles a ejercer la violencia (…) La derecha hizo una guerra contra el pueblo y ahora han desatado los demonios de la intolerancia, el odio, la venganza. Quienes han desacatado la Constitución y las instituciones (…) su plan es un golpe de Estado".

Para el chavismo no fue difícil encontrar al culpable de estos intentos desestabilizadores y de la muerte de siete manifestantes en las jornadas de protesta: el candidato opositor Henrique Capriles.

Lo dijo en términos no muy amables: "Usted señor amarillo se ha portado fuera del margen de la Constitución y la ley y tiene que responder por los muertos que hoy estamos velando. Ha actuado peor que (el ex presidente de Fedecámaras y líder del golpe a Hugo Chávez en el 2002, Pedro) Carmona. No vamos a ceder al chantaje y la violencia, lo condenamos y llamamos al pueblo a la paz", dijo en cadena nacional.

El canciller Elías Jaua tampoco perdió oportunidad para declarar el carácter fascista de las movilizaciones. Lo hizo ante el Cuerpo Diplomático acreditado en el país. Y no solamente cargó contra Capriles, sino contra el coordinador del partido opositor Voluntad Popular, Leopoldo López.

Los actos violentos -según Jaua- fueron "protagonizados por pequeños grupos de organizaciones fascistas y de personas contratadas. Señalamos a López del proceso de reclutamiento y pago para el desarrollo de la violencia".

Manifestaciones en Venezuela

Grupos opositores salieron a manifestar por las calles de Caracas, Venezuela, ante la proclamación de Nicolás Maduro como Presidente electo de Venezuela.

Es un "corrupto y violento" -añadió-, "un elemento altamente fascista. Es militante de la secta Tradición, Familia y Propiedad durante la década de los 80 y principios de los 90".

Lo que no señalaron Maduro ni Jaua es algo que anunció el blog oficialista denominado "Oficio Rojo": la reactivación de comités y comandos de defensa de la revolución bolivariana.

Según este blog, "más de 200 colectivos del país activaron este martes (ayer) el Frente Popular por la Defensa de la Revolución y la Paz, como espacio para la unidad revolucionaria a fin de afrontar la batalla frente a la clara evidencia de golpe de Estado (sic) que pretende desconocer el triunfo de Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales del domingo".

Las organizaciones populares que adhieren al chavismo, leyeron ayer el comunicado en el que se comprometen a "garantizar la paz, la alegría y la continuidad del proceso revolucionario".

Estos colectivos hicieron un llamado para "identificar e individualizar a agentes de la violencia que operan en comunidades populares y que de manera consciente o inconsciente se prestan a este plan de violencia caceroleando y amenazando a sus vecinos, u hostigando a instituciones que prestan servicios educativos, médicos o alimentarios que ellos mismos utilizan", según el comunicado.

Que el Gobierno de Estados Unidos no haya reconocido aún la victoria de Maduro y que incluso se sumara a la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Internacional Socialista para pedir una auditoría de votos, es otro de los argumentos del oficialismo venezolano para interpretar operaciones para derrocar el Régimen.

A esta teoría se sumó el presidente boliviano Evo Morales. "Estoy convencido de que detrás de estas declaraciones, Estados Unidos está preparando un golpe de Estado en Venezuela. Repudiamos, condenamos", dijo en una conferencia de prensa, en La Paz.

Maduro dice tener pruebas de que Estados Unidos está detrás de todos estos actos de violencia que conmueve al país. Según el proclamado ganador, tiene "pruebas; ya hemos mostrado algunas, pero le vamos a mostrar todas en las próximas horas, la Embajada de Estados Unidos es la que ha financiado y dirigido todos los hechos de violencia en este país".

Capriles, por su parte, responsabilizó al Gobierno por los muertos y más de 60 heridos que dejó la violencia en la calle. Y prefirió dar un paso al costado para la movilización que había convocado para hoy y dejarlo más bien en un cacerolazo. Según el candidato que aglutinó a la oposición, "el que salga (a la calle) está en el lado de la violencia, el que salga está haciéndole el juego al Gobierno, el Gobierno quiere que aquí haya muertos en el país", dijo .

Quizá fue lo único que le quedaba, si es que atendía a lo que ya había dicho Maduro durante la mañana de ayer: "están planteándose una marcha al centro de Caracas. No se va a permitir; ustedes no van a ir a llenarlo de muerte y sangre, no la voy a permitir, hagan lo que quieran hacer. Mano dura voy poner contra el fascismo y la intolerancia, así lo declaro, si me quieren derrocar vengan por mí, aquí estoy con el pueblo y una Fuerza Armada, burgués, burguesito".

Entrevista a Dennis Rodríguez, enviado especial de GRUPO EL COMERCIO, sobre los resultados de las elecciones en Venezuela

Califique
2
( votos)