Tiempo de lectura: 3' 27'' No. de palabras: 549

Diecinueve bomberos murieron cuando intentaban apagar un incendio en Arizona, alimentado por ráfagas de viento cálido, que convirtieron este domingo en 'el día más triste', según palabras de la gobernadora del estado del suroeste de Estados Unidos.

Los bomberos fueron tragados por las llamas la tarde del domingo cuando se esforzaban por contener un incendio en la colina de Yarnell, 120 km al noroeste de Phoenix.

El presidente Barack Obama homenajeó a quienes perdieron la vida en el incendio, en un comunicado emitido durante su gira en Africa, en el que lamentó “ esta terrible tragedia”.

“Son héroes -profesionales altamente especializados, que como muchos en nuestro país trabajan a diario, poniéndose desinteresadamente en peligro para proteger la vida y bienes de conciudadanos a quienes probablemente nunca conocerán”.

“Es el día más triste que puedo recordar”, dijo la gobernadora Jan Brewer en un comunicado. Los bomberos “estaban luchando contra el incendio de Yarnell, cerca de (la localidad de) Prescott, donde el fuego, que se movía a toda velocidad, tomó sus posiciones”.

“Pueden transcurrir días, o aún más, antes de que una investigación revele cómo ocurrió esta tragedia, pero ya sabemos lo esencial en nuestros corazones: combatir el fuego es un trabajo peligroso. El riesgo es bien conocido por estos valientes hombres y mujeres que combaten las llamas”, agregó.

El fuego comenzó el viernes, en medio de una ola de calor que en Arizona supera los 35 grados Celsius, fuertes vientos y baja humedad, y se ha extendido por 300 a 400 hectáreas.

El sitio web local Arizona Republic reportó que el fuego se extendía rápidamente y seguía totalmente fuera de control la noche del domingo.

imagen

Los residentes de Yarnell y el valle de Peeples fueron evacuados luego de que se iniciara un proceso de “llamadas de emergencia revertidas”, en el que las autoridades llaman a los residentes.

Además, “ se ha enviado autoridades de la oficina del sheriff, puerta a puerta, para alertar a la población”, informó Inciweb.com, una página oficial de alertas sobre incendios.

En la mañana del lunes debían llegar refuerzos federales para combatir el fuego, que podría destruir 250 viviendas -informaron autoridades-, o entre 250 y 500, según reporta la prensa local.

“Tomamos precauciones de seguridad, pero a veces, desgraciadamente, simplemente no funcionan”, dijo Dan Fraijo, jefe de bomberos de Prescott, 160 km al norte de la capital Phoenix.

“Estamos devastados. Perdimos a 19 de las mejores personas que pueda uno conocer. Justo ahora estamos en crisis”, agregó el jefe de bomberos. “Mi comportamiento no lo refleja, pero estamos atravesando una doble crisis aquí ”.

Un funcionario forestal dijo al canal CNN que los bomberos fallecidos pertenecían a un grupo de élite que buscaba excavar un cortafuegos para impedir el avance de las llamas, combatidas por 250 uniformados y seis helicópteros, entre otros equipos.

imagen

“En circunstancias normales, cuando excavas un cortafuegos, te aseguras de tener una ruta de escape”, dijo Art Morrison al noticiero.

“Evidentemente, la zona de seguridad que ellos tenían no era lo suficientemente grande, o el fuego simplemente los engulló”, señaló.

El jefe de bomberos anunció que proveerá más novedades en la mañana de este lunes a las 10:00 locales (17:00 GMT).

Califique
2
( votos)