Tiempo de lectura: 5' 42'' No. de palabras: 942

La residencia oficial de Los Pinos de México recibirá a partir del 1 de diciembre una familia presidencial protagonizada por un jefe de Estado con un club de fans y una primera dama que hizo fama a nivel regional por los papeles que interpretó en telenovelas mexicanas.

La apuesta presencia del presidente electo Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera, así como el comportamiento de sus seis hijos, tres de cada uno de anteriores matrimonios, en los últimos meses se ha robado las páginas de las principales revistas del jet set y la farándula mexicana.

Desde los líos de faldas de anteriores relaciones de Peña Nieto hasta detalles de costosos zapatos que usa una de las hijas de Rivera han aparecido en las páginas de medios mexicanos y se han convertido en un abre bocas del guión del que serán protagonistas en los próximos seis años.

Peña Nieto y Rivera se casaron en 2010 tras un noviazgo de dos años que se desarrolló luego de que la protagonista de telenovelas participó en una campaña publicitaria para exaltar los logros del político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) como gobernador del Estado de México (2005-2011), donde nació el club de fans que lo apoya.

‘La Gaviota’, como se le conoce a Rivera por uno de los papeles que interpretó, previo a su matrimonio con Peña Nieto estuvo casada con el productor de televisión José Alberto ‘El Güero’ Castro, hermano de la diva mexicana Verónica Castro, con el que tuvo tres hijas.

Sofia Castro es una de las hijas de Rivera que explota la vena artística que heredó. La joven de 16 años hizo parte del elenco de la telenovela ‘Cachito de cielo’ que transmitió recientemente el gigante de la televisión mexicana Televisa, donde se formaron su tía Verónica Castro y sus padres.

La empresa además es acusada por la izquierda mexicana de haber "impuesto" en el poder a Peña Nieto. Aunque consciente de los cambios que vendrán a su vida, la joven promesa de la televisión mexicana aseguró a medios que no dejará su carrera artística y que por el contrario, a partir del 1 de diciembre, cuando asuma el poder Peña Nieto, vivirá entre Los Pinos y los sets de televisión.

"No pienso dejarlo (la actuación) por nada, yo le dije a mi mamá que mi vida no se reduce a los próximos seis años, eso es una etapa solamente", afirmó la joven recientemente durante una entrega de premios de la televisión.

Las hijas de Rivera y los tres hijos que Peña Nieto tuvo en su anterior matrimonio con Mónica Pretelini, quien murió en 2007, lograron una buena integración y en varios eventos públicos se les ha visto en un armónico ambiente familiar.

Rivera, según han contado los niños y ella misma, es la que sirve de árbitro. La actriz además fue la encargada de apaciguar un escándalo protagonizado por Paulina Peña Pretelini durante la campaña presidencial, cuando la adolescente reprodujo un mensaje de su novio en Twitter en el que llamaba "prole (chusma)" a los críticos de su padre.

El episodio se desató luego de que Peña Nieto no supo citar los tres libros que más marcaron su vida y confundió el autor del libro ‘La silla del Águila’, de Carlos Fuentes, durante una intervención en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Uno de los recientes rumores sobre los jóvenes Peña-Rivera que escandalizó en redes sociales fue que el presidente electo les había comprado una sección preferente de entradas para el concierto que el próximo año dará en Ciudad de México la banda inglesa One Direction, hecho que el equipo de comunicaciones del político desmintió y calificó de "absolutamente falso".

El próximo presidente de los mexicanos, además de Paulina, Alejandro y Nicole, tuvo otros dos hijos en relaciones extramatrimoniales cuando estaba casado con Pretelini, uno de los cuales murió cuando tenía un año y otro que tiene ocho años y procreó con Maritza Díaz Hernández, quien se ha convertido en una piedra en el zapato para el político por las críticas y reclamos que le ha hecho a través de redes sociales por la falta de compromiso con el niño.

Según se ha dicho en la prensa mexicana, las infidelidades de Peña Nieto contribuyeron al deterioro de la salud de su fallecida esposa Mónica Pretelini, de quien incluso se ha especulado que murió por una sobredosis de antidepresivos.

El próximo mandatario ha negado los rumores, que se agudizaron después de que en una entrevista con la cadena Univisión en 2009 no pudo precisar la causa del deceso. El año pasado Peña Nieto entregó el parte médico al mismo medio en el que se señala que Pretelini murió por un paro cardiorrespiratorio tras una crisis convulsiva.

Con un guión con protagonistas muy parecidos a los melodramas de las telenovelas mexicanas, la próxima familia presidencial se apresta a protagonizar el papel más importante de su vida, en el que además de aprender a vivir con las críticas buscarán mostrar "la nueva cara" que promete el político que logró el regreso a la presidencia del histórico PRI, el partido que gobernó México por 71 años de manera ininterrumpida hasta 2000.

Califique
2
( votos)