Tiempo de lectura: 1' 40'' No. de palabras: 256

El tribunal de Turín (norte) condenó este lunes a 16 años de cárcel a los dos acusados en el juicio del amianto en Italia, el ex propietario del grupo suizo Eternit, Stephan Schmidheiny, y un administrador de la filial italiana, el barón belga Jean-Louis Marie Ghislain de Cartier de Marchienne.

 El suizo Stephan Schmidheiny, 65 años, y el barón belga, 90 años, fueron declarados responsables de la muerte de unas 3.000 personas en Italia, ex obreros o habitantes de cuatro localidades donde Eternit Italia tenía sus fábricas desde 1976 a 1986.

 El proceso, que se inició en diciembre de 2009 en Turín (norte) y reunió a más de 6.000 querellantes, es también el primero con carácter penal: las víctimas del amianto, que como en Francia demandan la organización de un proceso similar, esperan con ello marcar un precedente.

 Schmidheiny y Cartier de Marchienne, condenados en contumacia, son considerados por la fiscalía al cabo de una investigación de cinco años como los responsables de la gestión de Eternit Italia, fueron acusados de haber provocado “ una catástrofe sanitaria y ambiental permanente ” y de haber violado la reglas de la seguridad laboral.

 El amianto, usado por décadas como un material milagroso, fue prohibido en toda la Unión Europea en 2005 cuando entró en vigencia una directiva de 1999, y ahora se milita por una prohibición mundial con el fin de que el drama no continúe en los países en desarrollo.

Califique
2
( votos)