Tiempo de lectura: 2' 55'' No. de palabras: 472

El gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos se muestra decidido a frenar el acoso escolar, también conocido como ‘matoneo’ o ‘bullying’.

El Mandatario colombiano promulgó este viernes la Ley de Convivencia Escolar, un instrumento legal destinado a poner término a los casos de intimidación en los establecimientos educativos.

“El ‘matoneo’ es un asunto que no da espera porque contamina a nuestra sociedad desde la infancia. Y nos impide formar los colombianos que este país necesita”, aseguró el Jefe de Estado durante el acto de sanción de la norma, que se cumplió en la presidencial Casa de Nariño, en Bogotá.

Santos también recordó que el ‘bullying’ es una de las causas de la deserción escolar.

Precisamente, la ministra colombiana de Educación, María Fernanda Campo, había advertido que la normativa “nos permitirá evitar la deserción escolar generada, en parte, por los conflictos relacionados con el acoso escolar, la agresión física y la agresión verbal".

La funcionaria, asimismo, refirió que es amplio el abanico de las sanciones para los establecimientos públicos y privados que incumplan con la Ley. La amonestación y la cancelación de la licencia de funcionamiento se incluyen en el reglamento.

En Colombia no hay cifras exactas de los episodios de ‘matoneo’ porque estos no son denunciados en la mayoría de los casos. No obstante, a finales del año pasado, el director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Diego Molano Aponte, dio pistas en torno a la magnitud del problema.

El funcionario reveló en ese entonces que la institución tenía 86 denuncias y procesos abiertos por acoso escolar.

Aparte de las sanciones a los colegios y escuelas, en este país también se analizan multas para los responsables de las amenazas y las agresiones entre estudiantes, dentro o fuera de las instituciones educativas. Así, deberán pagar hasta ocho millones de pesos (alrededor de USD 4 550), según lo establece el nuevo Código de Policía, que se debate en el Congreso colombiano.

En el mundo, el 15% de los niños de 11 años y el 9% de los de 15 han sido víctimas de intimidación, según cifras reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En tanto que los datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) revelan que en América Latina el 50% de los menores de edad ha sido víctima de hostigamiento por parte de sus compañeros de clase.

Los especialistas han identificado cinco síntomas que pudieran indicar que un menor de edad es víctima de intimidación: si se lo ve triste y deprimido, si se enoja con facilidad, si presenta cambios en el apetito, cuando el rendimiento escolar empeora y si afronta dificultades para socializar.

Califique
2
( votos)