Tiempo de lectura: 2' 42'' No. de palabras: 437

 Lieja. AFP

 Las  autoridades belgas localizaron   los cadáveres de Stacy y Nathalie, las dos niñas desaparecidas en Lieja (este)  18 días atrás.
Stacy, de 7 años, y Nathalie, de 10, que  desaparecieron en la noche del 9  al 10 de junio en Lieja, fueron  asesinadas, declaró el procurador   de la ciudad, Cédric Visart de Bocarmé.

“En ningún momento se abandonó la esperanza de un desen-
lace feliz.  Desgraciadamente, esas esperanzas se acabaron  con el descubrimiento de las  niñas muertas, debo decir asesinadas”, afirmó el Procurador, quien agregó que se  hará todo para buscar al o los autores del crimen.

Un primer cadáver, el de Stacy Lemmens, fue hallado  por los investigadores debajo de una tapa de desagüe junto a las  vías del ferrocarril, cerca del barrio popular de Saint Leonard, según una nota  de la Fiscalía de Lieja.

Menos de cinco horas más tarde, un segundo cuerpo, el de Nathalie Mahy, fue  descubierto a unos metros, en el interior de una gran cañería de desagüe  pluvial.

El estado de descomposición de los cuerpos  revela que la muerte de las  niñas no es reciente. Stacy y Nathalie habían desaparecido cuando jugaban en la calle, al final de una feria organizada en Saint Leonard , mientras sus padres bebían una copa con amigos en un bar cercano.

Las dos niñas eran hermanastras, ya que la madre de Stacy está unida  actualmente con el padre de Nathalie.

Tras la desaparición de las niñas,  la Policía belga había registrado de pies  a cabeza el barrio Saint Leonard y verificó las actividades de varios pedófilos  que viven en los alrededores.

La Justicia  belga procedió a una sola detención, la de Abdelá Ait Ud, un  hombre condenado anteriormente por violación de menores y que se hallaba en  el bar cerca del cual desaparecieron las niñas. Este marroquí de 38 años fue  inculpado de secuestro y retención  ilegal de personas, pese a haber negado cualquier implicación.

El descubrimiento de los cuerpos dejó a Bélgica en estado de conmoción,  10  años después de los horrores del caso Dutroux, el más siniestro de la  historia del país. Marc Dutroux, el ‘Monstruo de Charleroi’, fue detenido en 1996 y condenado  a cadena perpetua por el secuestro, violación y asesinato de cuatro chicas de  entre  ocho  y 17 años.
   El Caso Dutroux  comenzó  precisamente en Lieja, a fines de junio  de 1995, con la desaparición de dos niñas de ocho años, Julie Lejeune y Melissa  Russo.
Califique
2
( votos)