El fuego que causó la tragedia en el centro de Portugal comenzó el sábado 17 de junio por el impacto de un rayo en un árbol seco y se expandió con una rapidez y violencia inusitada por los fuertes vientos y las temperaturas superiores a los 40 grados regi

El fuego que causó la tragedia en el centro de Portugal comenzó el sábado 17 de junio por el impacto de un rayo en un árbol seco y se expandió con una rapidez y violencia inusitada por los fuertes vientos y las temperaturas superiores a los 40 grados registrados ese día, según la versión que manejan las autoridades lusas. Foto: Archivo

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)

Tecnología

Woodpecker, el software portugués que te dice cómo escapar de los incendios

Agencia EFE

Un grupo de diez ingenieros portugueses, liderados por Luís Moura y apoyados por la Universidad de Coimbra (UC), desarrollaron de forma altruista un software para alertar a la población y dar consejos de cómo actuar en caso de incendio forestal.

Luís Moura, dueño de la empresa de software de telecomunicaciones Wit con sede en Coimbra y exprofesor de informática en la UC, explicó que la idea surgió tras los incendios forestales de Pedrógo Grande, cerca de Coimbra, donde el pasado 17 de junio fallecieron 45 personas, muchas de ellas atrapadas en mitad de un carretera envuelta en llamas por la que intentaron huir.

"Decidimos crear este software y lo que queremos es donarlo al Estado portugués como una forma más de colaborar. Son muchos los que han donado algo para ayudar y nosotros aportamos este software", manifestó.

Se trata de un trabajo de investigación desarrollado desde el año pasado, tras analizar los software de alerta a la población en caso de incendio que ya existen en 30 países, tales como Estados Unidos o Japón.

El objetivo de este nuevo software es el de "ayudar a la gente" para que no tomen decisiones erróneas como la que adoptaron los que fallecieron en Pedrógo Grande por falta de información.

El sistema desarrollado por esta empresa, que trabaja para operadores de comunicaciones de todo el mundo y que tiene 330 empleados, permite una recogida de datos en tiempo real, en relación al hipotético incendio forestal.

Además, refleja todas las incidencias en un mapa, con imágenes de dos satélites de la NASA de los que se nutre la Agencia Espacial Europea a través del Sistema Copérnico.

De esta manera, se podrán dar con celeridad y con exactitud los avisos de alerta a la población, a la que le llegarán los mensajes de tres formas diferentes.

Una es mediante mensajes de texto para móviles (SMS), con la particularidad de que "serán mensajes de texto geolocalizados".

Es decir, solo recibirán los mensajes a través del teléfono aquellas personas que, realmente, estén en la zona de verdadero peligro, ya que "si llegara a más población, se podría generar una alarma innecesaria".

El software enviará la información a las tres teleoperadoras que hay en Portugal (MEO, NOS y Vodafone) y éstas, a su vez, se lo mandarán a los usuarios.

En esos mensajes, los ciudadanos en peligro recibirán instrucciones de cómo actuar y posibles carreteras o zonas por las que huir de las llamas.

La segunda posibilidad, sobre todo para la población más envejecida de las aldeas lusas, es que el mensaje llegue a través del teléfono fijo.

"Los teléfonos empezarán a sonar y cuando la persona descuelgue saltará un mensaje de voz que es el mismo que el sms enviado a los móviles", explicó Luis Moura.

La tercera opción que posibilita este software está basada en una tradición que se ha usado desde hace siglos en España y Portugal, que era la de dar el aviso mediante un tañido característico de los campanarios de las iglesias en caso de fuego.

En Dubái, según Moura, se ha creado un sistema que comunica con las mezquitas y emite una alerta a través de sus altavoces en caso de emergencia.

Esto mismo se podrá hacer con el Woodpecker, ya que junto al altavoz de las campanas de cualquier iglesia se puede colocar un hardware y en caso de emergencia se emitirá un mensaje de alerta que llegará a todo el pueblo.

Los ingenieros de la empresa Wit, impulsora de esta iniciativa a coste cero, se reunirán esta semana con responsables del Gobierno portugués, para comprobar este novedoso sistema de alerta.

"Está ya listo y se podría usar este verano", insistió Moura, quien agradeció la colaboración de la Universidad de Coimbra y, en especial de su rector, Joo Gabriel Silva, ya que la iniciativa surge para que sea "de dominio público" y para que sirva de utilidad a todos los portugueses.