Algunos teléfonos y tabletas pueden hacer uso de diferentes adaptadores para poder cargar su batería sin el uso de cables.

Algunos teléfonos y tabletas pueden hacer uso de diferentes adaptadores para poder cargar su batería sin el uso de cables.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (21)
No (4)

tecnología

La transferencia inalámbrica de energía se abre paso

Estéfano Dávila
Redactor (I)

Los mecanismos de carga de energía para diferentes dispositivos se han transformado para hacerse cada vez más pequeños. Han llegado a tal punto que, incluso, han desaparecido. Los cables de transferencia de energía podrían ya no ser necesarios en el futuro a corto plazo.

La transferencia electrónica ha pasado de los cargadores USB a los formatos mini y micro USB. Y aunque la industria se está estandarizando hacia el uso del USB tipo C, hay otro tipo de tecnología que va ganando terreno. Se trata de la transferencia inalámbrica de energía eléctrica.

A escala mundial, diferentes empresas están adoptando este tipo de estándares para la producción de sus dispositivos. Debido al tamaño que tienen y a la cantidad de energía que requieren, los teléfonos móviles son los que más rápido se han aproximado a este tipo de carga para sus baterías.

En Ecuador, este tipo de tecnología también se está aplicando. Uno de los ejemplos de esto es la ‘startup’ ecuatoriana ConectateAlAire Cía. Ltda., que se dedica a la fabricación de Enerwi, un cargador inalámbrico para dispositivos electrónicos.

¿Cómo es posible la transferencia de energía sin cables? Juan Diego Palacio, gerente general y uno de los fundadores de Enerwicorp, explica que el principio que se aplica es el de la transmisión por medio de campos electromagnéticos.

enerwi

“Un ejemplo muy claro de esto es cuando se sostiene dos imanes con las manos muy cerca uno del otro. Sin que se topen, se puede sentir ese campo de repulsión o de atracción; prácticamente hacemos lo mismo, pero de manera artificial”, afirma Palacio.

En el caso de un cargador inalámbrico, existen dos bobinas que funcionan como los imanes del ejemplo. La bobina emisora, que sería el primer imán, recibe la energía eléctrica y la transforma en un campo magnético.

El otro dispositivo tiene una bobina receptora, que se encarga de hacer el proceso inverso al de la primera bobina. Su tarea es la de cambiar el campo magnético a energía eléctrica que puede cargar la batería.

“De esta manera, cuando acerca el receptor al emisor, prácticamente existe un flujo de electrones por medio del campo magnético. El celular que ya tiene equipada la tecnología de carga inalámbrica puede detectar ese campo magnético y recargar la batería”, explica Palacio.

El gerente de Enerwi asevera que la principal condición para que este tipo de dispositivos funcione adecuadamente es la bobina en forma de espiral, ya que esta favorece a la creación del campo magnético.

“Así es como funciona el fenómeno de inducción, que es principalmente el eje primordial de la carga inalámbrica”, concluye Palacio.