Tim Cook asumió la dirección ejecutiva de Apple el 24 de agosto de 2011, cuando Steve Jobs se retiró del cargo por su enfermedad. Foto: Flickr/ iphonedigital.

Tim Cook asumió la dirección ejecutiva de Apple el 24 de agosto de 2011, cuando Steve Jobs se retiró del cargo por su enfermedad. Foto: Flickr/ iphonedigital.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)

TECNOLOGÍA

Tim Cook cumple cinco años al frente de Apple

Agencia DPA (I)

El 24 de agosto de 2011 Steve Jobs tomó una decisión inevitable. El cofundador de Apple, que llevaba años luchando contra el cáncer, dejó finalmente su puesto como director ejecutivo de la empresa. Jobs pasó a presidir el consejo de administración y prometió que siempre estaría a disposición de la empresa aunque murió pocos meses después, el 5 de octubre.

El legado de su vida quedó en manos de Tim Cook, quien ya le había sustituido cuando tuvo que ausentarse por su enfermedad y que como jefe de operaciones conocía la empresa a la perfección.

Cook, de entonces 50 años, se enfrentaba a un gran reto. Jobs había conseguido revolucionar el sector con productos como el iMac, iPod, iPhone y iPad y fue uno de los grandes responsables del "boom" de los teléfonos inteligentes, los smartphones. Muchos analistas pusieron entonces en duda que Cook, conocido sobre todo por optimizar la cadena de producción de Apple, estuviese a la altura de esa herencia.

Cinco años después Apple cuenta con una fortuna de USD  230 000 millones, vendió mil millones de iPhones y las pasadas Navidades registró los mejores beneficios trimestrales de su historia,  USD 18 400 millones. 

Entre tanto, el iPhone se ha convertido en su producto estrella y ha llegado a suponer dos terceras partes del negocio de Apple. Así que cuando este año el famoso smartphone perdió algo de empuje, supuso un importante golpe para el conjunto de la empresa.


"Sí, para nosotros este año va un poco hacia abajo. No todos los años se sube, ¿sabe?", dijo Cook en una reciente entrevista con The Washington Post. Pero aunque el negocio de los smartphones se esté debilitando, para Cook sigue siendo "el mejor mercado del mundo" a largo plazo. Al fin y al cabo, todo el mundo quiere tener uno.

Bajo el mando de Cook, Apple avanzó en una nueva categoría de producto. En abril de 2015 se lanzó en Apple Watch y aunque éste lidera el mercado de los relojes inteligentes los consumidores todavía vacilan.

La empresa no ha dado cifras pero según las estimaciones de los expertos en el primer trimestre Apple habría vendido 3,6 millones de relojes y ahora las ventas se situarían en 1,5 millones trimestrales. De ser así, se trataría de un buen negocio pero no tan brillante como el que muchos esperan de cada nuevo producto del gigante tecnológico.


"Hemos aumentado el gasto en investigación y desarrollo porque invertimos mucho en el futuro, tanto en líneas de producto actuales como en cosas que hoy todavía no son evidentes, entre otras la oferta de servicios", ha afirmado Cook.

En el último lustro el sector tecnológico ha cambiado mucho y ahora la inteligencia artificial y los aparatos que aprenden por sí solos juegan un papel fundamental. Tanto Google como Amazon o Facebook están trabajando para trasladar estos avances a la vida cotidiana.

Por ejemplo, uno de los productos más exitosos de Amazon en Estados Unidos es su altavoz inteligente Echo, con el que el usuario puede comunicarse.

Por su parte, la realidad virtual está a punto de dar el salto al mercado de masas y el sector automovilístico está revolucionado por la digitalización. Cook debe garantizar la posición de Apple en ese nuevo mundo. Para ello, en la que es su mayor adquisición hasta el momento compró por USD  3 000 millones la compañía de auriculares Beats, para poder acelerar su entrada en el negocio de la música en streaming.

El CEO de Apple también destaca los esfuerzos en inteligencia artificial, empezando por el asistente de voz Siri, e invirtió USD 1 000l millones en Didi Chuxing, una compañía china intermediaria de transportes. Además, desde hace tiempo hay rumores de que Apple está construyendo un coche.

La empresa que dirige Tim Cook es diferente en muchas cosas a que pilotaba Steve Jobs. El fundador de Apple limitaba la imagen externa de la compañía a la presentación de productos. Sin embargo, Cook impulsó el compromiso con el medioambiente y se enzarzó en un sonado conflicto con las autoridades estadounidenses al negarse a facilitar un software para desbloquear iPhones.

"Creo que el director de Apple debe participar en el debate nacional en esas cuestiones", dijo en declaraciones a The Washington Post. Según Cook, antes de morir Jobs le dijo que nunca debería preguntarse "¿qué haría ahora Steve?" sino tomar sus propias decisiones. "Para mí Steve (Jobs) no es reemplazable. Por nadie", afirma ahora Cook.

En la actualidad la empresa está dirigida más en equipo que antes. Entre las personas de confianza de Jobs están el diseñador Jony Ive y a la directiva han llegado nuevas caras, como el jefe de software Craig Federighi.

También se han tenido que ir algunos, como el veterano Scott Forstall, quien aspiraba a llegar a la cúpula de la empresa pero salió de ella en 2012 tras los fallos detectados en servicio de mapas de uno de los softwares.

También a diferencia de Jobs, Cook ha contentado más a los accionistas de Apple, con más de USD 150 000 millones en dividendos y recompra de acciones. Bajo el timón de Cook el valor de las acciones se ha duplicado Apple es la empresa más cara del mundo. Pero aún podría ser demasiado pronto para evaluar la "era Cook". "Creo que la herencia de Tim Cook podrá valorarse teniendo en cuenta lo que pase en los próximos cinco años", afirmó el analista tecnológico Gene Muster.