criptokitty  Son activos digitales basados en la tecnología Blockchain de la red Etherium, la misma utilizada para crear la criptomoneda Ether. El juego fue creado por AxiomZen Studio y ha sido catalogado como una especie de simulador para aprender a usar

Criptokitty: Son activos digitales basados en la tecnología Blockchain de la red Etherium, la misma utilizada para crear la criptomoneda Ether. El juego fue creado por AxiomZen Studio y ha sido catalogado como una especie de simulador para aprender a usar criptomonedas. Foto: Archivo

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (3)

tecnología

¿Qué se esconde detrás de los criptogatos?

Estéfano Dávila
Redactor (I)

Son coleccionables, son adorables y pueden ser criados. Sin embargo, no existen, o por lo menos no físicamente.

Los CryptoKitties son un nuevo tipo de mascota virtual que se está convirtiendo en un nuevo ‘boom’ informático.

Este juego virtual fue lanzado el 28 de octubre de este año y tiene tres componentes básicos dentro de su fórmula de éxito: apela a los coleccionistas, tiene la dinámica de un juego y funciona como una criptomoneda.

Los CryptoKitties no son cualquier tipo de mascota virtual. A diferencia de otros de su tipo, como los Tamagotchi (creados en 1996 y comercializados por la empresa de juegos electrónicos Bandai), los criptogatos están basados en tecnología Blockchain, la misma que permite el funcionamiento de criptomonedas como Bitcoin o Ether.

La venta de CryptoKitties, de hecho, está basada en Ether. Hasta el viernes pasado, se habían vendido casi 140 000 gatos virtuales por más de 33 000 Ether, lo que equivale a USD 15,6 millones. Esto en un poco más de mes y medio, según Kittysales.herokuapp.com, aplicación web que hace seguimiento de las transacciones.

¿Qué es Blockchain?

Podría definirse como una enorme base de datos, con el valor agregado de que se fundamenta en una gran red distribuida y que tiene un alto nivel de seguridad.
El hecho de que sea distribuida permite una validación de las transacciones realizadas entre los diferentes miembros pertenecientes a la red.

Esto agilita los procesos de las transacciones, evitando intermediarios que pudieran ralentizar dichos procesos y transparentando la información de los mismos. Además, el nivel de encriptación de las transacciones permite, paradójicamente, establecer no solo una red segura sino también un cierto nivel de anonimato de los miembros de la red.

Dicho de otro modo: se puede transferir cantidades de dinero de un usuario a otro, y aunque las identidades de dichos usuarios pueden permanecer en el anonimato, los procesos de traspaso de dinero de un usuario a otro son validados por diferentes partes de la red y, por ende, son transparentes.

En la actualidad, las cadenas de bloques han sido entendidas como una parte fundamental de las criptomonedas y su intercambio, pero no es el único tipo de transacciones que se puede realizar con este tipo de tecnología. De hecho, también se puede aplicar para establecer la trazabilidad de otro tipo de actividades como, por ejemplo, procedimientos aduaneros.

Otra criptomoneda

Patricio Espinosa, gerente comercial para Latinoamérica de IBM, explica que los CryptoKitties “es un activo digital, y lo que sucede es que hay varias personas que están comprando estos activos. No haces realmente nada con ese gato virtual, no lo alimentas y no tiene ningún tipo de animación, solo es tuyo”.

En efecto, en la web de CryptoKitties existe la posibilidad de cruzar los gatos virtuales propios con los de otras personas, y así generar nuevos gatos que pueden ser puestos a la venta. Cada cruce virtual requiere de un período de enfriamiento de más o menos una semana, por lo que no es posible generar nuevos gatos virtuales a cada rato.

Tanto el derecho de cruzar a los gatos, como la posibilidad de reducir el tiempo de enfriamiento, tienen un costo. Ahí se encuentra el negocio para los dueños de la plataforma, explica Espinosa.