El Consejo de Consumidores de Noruega realiza una transmisión en vivo de la lectura de los términos y condiciones de varias aplicaciones de teléfonos móviles para demostrar el tiempo que se tardaría una persona en leerlos. Foto: Forbrukerrådet, Computerwo

El Consejo de Consumidores de Noruega realiza una transmisión en vivo de la lectura de los términos y condiciones de varias aplicaciones de teléfonos móviles para demostrar el tiempo que se tardaría una persona en leerlos. Foto: Forbrukerrådet, Computerworld / IDG

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)

APPS

Leer los términos y condiciones de tus apps podría tomarte al menos 24 horas

Redacción GuaiFai y Computerworld/ IDG

¿Alguna vez te has puesto a leer, a conciencia, los términos y condiciones de las aplicaciones que has descargado en tu teléfono? ¿Qué tal las de los servicios que utilizas a diario, como Facebook?

El Consejo del Consumidor en Noruega puso esta pregunta en el debate, y de hecho, también está en contra de los extremadamente largos textos de los términos y condiciones, y para probar su punto, decidieron descargar el texto de los términos y condiciones de las aplicaciones que se encuentran en un celular promedio y transmitir en vivo la lectura de dichos textos.

“Juntos, exceden la extensión del Nuevo Testamento, y tomaría más de 24 horas leerlos en voz alta” según indica el grupo en su sitio web. El punto es que casi nadie (bueno, admitámoslo, nadie en absoluto) tiene el tiempo de leer todo eso antes de presionar ‘ok’ e instalar las ‘apps’ y empezar a utilizarlas.

Max Schrems, activista austriaco defensor de la privacidad de los datos en línea, le ha dado un giro al asunto. Él asegura que mucha de la palabrería de los documentos legales de las ‘apps’ sería innecesaria e incluso ilegal. “En Europa, los términos son muy limitados y muchos de los términos leídos por la Organización de Consumidores de Noruega quedan claramente invalidados ante las leyes de protección de datos y consumidores de la Unión Europea, y las compañías continúan utilizando estos términos ilegales a diario”, indica Schrems.

El Consejo de Consumidores de Noruega, conocido por el nombre de Forbrukerrådet, ha calculado que un usuario de ese país tiene un promedio de 33 aplicaciones en sus teléfonos celulares. El número de palabras usadas en los términos y condiciones o en las políticas de privacidad asociadas con esta cantidad de aplicaciones excede las 250 000, según este grupo.

El objetivo de la transmisión en vivo de la maratón de lectura de los términos y condiciones es el de mandar un mensaje a los desarrolladores de apps sobre la necesidad de recortar la extensión de sus términos y condiciones, reducir las obviedades, hacerlas entendibles por todos y establecer un mejor estándar de la industria para este tipo de documentos.

Entre los consejos del grupo, por ejemplo, es que los desarrolladores deberían obviar los términos, conceptos y palabras legales “que siembren dudas o dejen lugar a dobles interpretaciones”. También recomiendan abandonar el uso de mayúsculas en párrafos completos. La transmisión en vivo se está realizando en el sitio web del grupo Forbrukerrådet

El grupo asegura que, con documentos más cortos y con mejor redacción (más entendible) se protegería a los consumidores de mejor manera de potenciales peligros ocultos. En marzo, el grupo publicó un estudio que encontró que los términos y condiciones de unas 20 ‘apps’ no lograban mantener sus obligaciones de privacidad ni respetaban los derechos de los consumidores.

El reporte encontró que los términos de las ‘apps’ podrían, por ejemplo, cambiar sin dar a los usuarios un aviso previo con un tiempo razonable, y algunas ‘apps’ incluso amenazan datos personales y datos identificables como si se trataran de información regular o no personal.