La plataforma se ha convertido en la preferida para desarrollar proyectos tecnológicos en el país. Foto: Alfredo Lagla/ GuaiFai.

La plataforma se ha convertido en la preferida para desarrollar proyectos tecnológicos en el país. Foto: Alfredo Lagla/ GuaiFai.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (3)

tecnología

Arduino apuesta por el conocimiento libre

Estéfano Dávila Ferri.  (I)
davilae@elcomercio.com

En pocas palabras, Arduino es una plataforma que permite construir proyectos de electrónica. Esta explicación, sin embargo, puede quedarse demasiado corta para abarcar todo el potencial de esta plataforma.

Arduino es la fusión de hardware y software. En primer lugar están las placas de circuitos, o micro controladores programables; se trata de una placa azul que cabe en la palma de la mano.

La otra cara de la moneda es un entorno de desarrollo integrado, que puede ser ejecutado desde un computador, ya que es compatible con cualquier sistema operativo: Windows, MacOS o Linux.

Este entorno permite la interacción de un computador con la placa base de Arduino, para que cualquier persona pueda crear programas específicos y cargarlos en la placa.

Con este tipo de placas se puede crear diferentes soluciones para resolver problemas de la vida cotidiana. Un gran ejemplo de esto es BioByte, el dispositivo finalista del concurso Una Idea para Cambiar la Historia.

Este no es el único tipo de proyectos que se desarrollan en el país. Jorge Re, estudiante de la Universidad Tecnológica Equinoccial, utilizó este entorno de desarrollo para fabricar un sistema de alerta de incendios forestales.

Su creación consiste en una serie de sensores que realizan un monitoreo en tiempo real de la temperatura y la humedad que existe en el ambiente. Estos sensores se conectan a una placa Arduino, que recibe la información de los sensores y la interpreta en cuestión de segundos. Si se registran variaciones en la temperatura o la humedad del ambiente que pudieran indicar un riesgo, la placa Arduino comienza a emitir impulsos eléctricos a diferentes luces LED y a otros dispositivos sonoros para emitir la alerta que advierte del potencial peligro.

Las capacidades de este sensor pueden expandirse, para incluso enviar mensajes de texto o realizar llamadas a determinados números para alertar sobre el peligro existente.

Es parte del potencial de esta plataforma abierta de software y hardware, asegura Vladimir Bonilla, coordinador de la carrera de Ingeniería Mecatrónica de la UTE. “Las placas que existen ahora se usan no solo en robótica, sino también en otro tipo de industrias como la automotriz, en la adecuación de electrodomésticos y más”, explica Bonilla.

Para usos más avanzados que pueden demandar más recursos, como aplicaciones de reconocimiento facial o de video, Arduino puede no ser suficiente. Es ahí donde entra la plataforma Raspberry Pi. Bonilla indica que la calidad de procesadores que esta plataforma tiene permite, justamente, el uso en proyectos más avanzados. “Es prácticamente un computador de muy bajo costo”.

A escala global, tanto las placas Raspberry como las Arduino han sido adoptadas por miles de entusiastas de los proyectos estilo ‘hágalo usted mismo’. En Internet se puede encontrar cientos de foros comunitarios con especificaciones sobre cómo construir desde autos a control remoto y drones hasta robots o computadores móviles basado en este.