Una artista fallera trabaja en un grupo de ninots que representan a Aldolf Hitler, Stalin y a Kim Jong-il en la Falla de la Plaza del Pilar. Foto: AFP
Una artista fallera trabaja en un grupo de ninots que representan a Aldolf Hitler, Stalin y a Kim Jong-il en la Falla de la Plaza del Pilar. Foto: AFP
El ninot de Mariano Rajoy cantandole a la gondelera Merkel se puede ver en una de las muchas fallas que pueblan ya cada rincón de Valencia, convertida en un pasacalles continuo de turistas que, además de retratar los ninots más satíricos, ingeniosos o act
El ninot de Mariano Rajoy cantandole a la gondelera Merkel se puede ver en una de las muchas fallas que pueblan ya cada rincón de Valencia, convertida en un pasacalles continuo de turistas que, además de retratar los ninots más satíricos, ingeniosos o actuales, pueden disfrutar de numerosas actividades relacionadas con las fiestas patronales. Foto: EFE
Cientos de personas pasean por la calle Bolsería en el barrio del Carmen de Valencia. Foto: EFE
Cientos de personas pasean por la calle Bolsería en el barrio del Carmen de Valencia. Foto: EFE
Una artista fallera trabaja en un grupo de ninots que representan a Aldolf Hitler, Stalin y a Kim Jong-il en la Falla de la Plaza del Pilar. Foto: EFE
Una artista fallera trabaja en un grupo de ninots que representan a Aldolf Hitler, Stalin y a Kim Jong-il en la Falla de la Plaza del Pilar. Foto: EFE
Vista general de la falla Plaza del Pilar que recibió el primer premio de la sección Especial de las Fallas de Valencia, gracias a la obra que el artista Pere Baenas ha rematado con el lema "Pantomima" y basada en el poder, el dinero y las mentiras que lo
Vista general de la falla Plaza del Pilar que recibió el primer premio de la sección Especial de las Fallas de Valencia, gracias a la obra que el artista Pere Baenas ha rematado con el lema "Pantomima" y basada en el poder, el dinero y las mentiras que los rodean. Foto: EFE
mundo

Valencia vive cinco días de delirio con la fiesta de Las Fallas

08:00 - martes 17/03/2015
La ciudad de Valencia se dispone a vivir cinco días frenéticos de delirio colectivo y ambiente turístico de la fiesta de las Fallas.