Las hermanas Ana y Olinda, ambas ecuatorianas, llegaron a Turkana, Kenia hace 14 años para emprender una misión de ayuda a los más necesitados. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
Las hermanas Ana y Olinda, ambas ecuatorianas, llegaron a Turkana, Kenia hace 14 años para emprender una misión de ayuda a los más necesitados. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
Las misioneras tienen a su cargo a 2000 niños de las diferentes tribus de la zona nororiental del país. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
Las misioneras tienen a su cargo a 2000 niños de las diferentes tribus de la zona nororiental del país. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
En el centro de nutrición los niños son pesados y medidos para conocer cuál es su nivel de malnutrición y de acuerdo a esto establecer un plan para cuidar su salud. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
En el centro de nutrición los niños son pesados y medidos para conocer cuál es su nivel de malnutrición y de acuerdo a esto establecer un plan para cuidar su salud. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
Con apoyo de varias ONG, reparten alimentos semanalmente en toda la zona donde se asienta la población en la región de Turkana. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
Con apoyo de varias ONG, reparten alimentos semanalmente en toda la zona donde se asienta la población en la región de Turkana. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
En un libro se registra a todas las personas para que puedan acceder a alimentación y medicamentos. Se anota el nombre, sexo, fecha de nacimiento y también se registra cuando la persona ha fallecido. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
En un libro se registra a todas las personas para que puedan acceder a alimentación y medicamentos. Se anota el nombre, sexo, fecha de nacimiento y también se registra cuando la persona ha fallecido. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
A los centros nutricionales llegan todos los días personas para pedir alimentos. Se les entrega una cantidad semanal para ellos y sus familias.  Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
A los centros nutricionales llegan todos los días personas para pedir alimentos. Se les entrega una cantidad semanal para ellos y sus familias. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
Los ancianos también son víctimas del hambre. Por la falta de alimentos, las familias los abandonan en el desierto y mueren a los pocos días. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
Los ancianos también son víctimas del hambre. Por la falta de alimentos, las familias los abandonan en el desierto y mueren a los pocos días. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
Las misioneras recogen a los ancianos y los llevan a sus hogares. Les dan alimento y vivienda para que las familias puedan hacerse cargo de ellos. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
Las misioneras recogen a los ancianos y los llevan a sus hogares. Les dan alimento y vivienda para que las familias puedan hacerse cargo de ellos. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
La hermana Olinda se ha ganado el cariño de los habitantes. Con el apoyo de otras misioneras y de donaciones se construyeron pozos de agua para la población. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
La hermana Olinda se ha ganado el cariño de los habitantes. Con el apoyo de otras misioneras y de donaciones se construyeron pozos de agua para la población. Foto: Cortesía Javier Carbo/Aztívate.
tendencias

Religiosas ecuatorianas en misión para combatir el hambre en Kenia

23:17 - miércoles 15/04/2015
Tres hermanas de la Orden de Misioneras Sociales de la ciudad de Loja llegaron a la región de Turkana, Kenia hace 14 años. Desde hace 14 años reparten alimento en una zona donde el hambre ha diezmado a la población.