Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Foto: Vicente Costales/ El Comercio
ecuador

La península de Santa Elena es afectada por aguajes y oleajes

19:08 - miércoles 20/01/2016
Los últimos períodos de oleaje y aguaje, que se presentaron en la Costa ecuatoriana, afectó las infraestructuras de negocios turísticos ubicados en San Pablo y San Pedro, en la península de Santa Elena. Fotos: Vicente Costales/ El Comercio