Nueva York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año
Nueva York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año. Foto: EFE
Una mujer limpia una de vereda en Nueva York en el barrio de Brooklyn, durante la nevada de este 23 de enero del 2016.
Una mujer limpia una de vereda en Nueva York en el barrio de Brooklyn, durante la nevada de este 23 de enero del 2016. Foto: AFP
Ciudadanos neoyorquinos esperan en una parada de buses en Nueva York durante la nevada de este 23 de enero del 2016
Ciudadanos neoyorquinos esperan en una parada de buses en Nueva York durante la nevada de este 23 de enero del 2016. Foto: AFP
Nuava York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año
Nueva York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año. Foto: EFE
Un auto circula por una de las calles de Nueva York este 23 de enero del 2016, en la primera nevada del año en la ciudad.
Un auto circula por una de las calles de Nueva York este 23 de enero del 2016, en la primera nevada del año en la ciudad. Foto: AFP
Nuava York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año
Nueva York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año. Foto: AFP
Nuava York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año
Nueva York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año. Foto: AFP
Nueva York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año
Nueva York experimentó una fuerte nevada este sábado 23 de enero del 2016, la primera del año. Foto: AFP
mundo 

Nueva York recibe la primera tormenta de nieve del 2016

12:43 - sábado 23/01/2016
Con una temperatura promedio entre -1 y -6 grados centígrados, la ciudad de Nueva York recibió la primera tormenta de nieve del año. Se tiene previsto que caigan entre 30 y 60 centímetros de nieve en la ciudad estadounidense que se ha preparado para el peor de los pronósticos climáticos.