Nuevos desplazados cargando con sus pertenencias llegan al recinto del hospital. Para la mayoría de los recién llegados es el primer lugar para establecerse en Pulka. Las autoridades locales estiman que más de 42 000 personas viven en la localidad entre d
En la foto, nuevos desplazados cargando con sus pertenencias llegan al recinto del hospital. Para la mayoría de los recién llegados es el primer lugar para establecerse en Pulka. Las autoridades locales estiman que más de 42 000 personas viven en la localidad entre desplazados, retornados y miembros de la comunidad que no huyeron cuando Boko Haram atacó la ciudad. Foto: Malik Samuel / MSF
El recinto hospitalario donde Médicos Sin Fronteras (MSF) ofrece  asistencia médica y otros servicios básicos se comparte con otras ONG y actores. Los equipos de MSF realizan revisiones médicas y nutricionales a los recién llegados, comprueban su estado d
El recinto hospitalario donde Médicos Sin Fronteras (MSF) ofrece asistencia médica y otros servicios básicos se comparte con otras ONG y actores. Los equipos de MSF realizan revisiones médicas y nutricionales a los recién llegados, comprueban su estado de salud y trasladan a la clínica a aquellos que necesitan mayor atención. En marzo, unas 900 familias fueron trasladadas a unos campamentos recién levantados. Foto: Malik Samuel / MSF
En la foto, una persona desplazada recibe comida. MSF también facilita alimentos y artículos de primera necesidad a los recién llegados. La situación de seguridad en Pulka sigue siendo volátil, con movimientos dentro y fuera de la ciudad muy controlados p
En la foto, una persona desplazada recibe comida. MSF también facilita alimentos y artículos de primera necesidad a los recién llegados. La situación de seguridad en Pulka sigue siendo volátil, con movimientos dentro y fuera de la ciudad muy controlados por el Ejército. La población no puede alejarse para cultivar o buscar leña por temor a los ataques. Foto: Malik Samuel / MSF
En la foto, vista general del recinto del hospital. Debido a la inseguridad constante, la mayor parte de la zona oriental del estado de Borno donde tienen lugar los desplazamientos resulta de difícil acceso para las organizaciones humanitarias, exceptuand
En la foto, vista general del recinto del hospital. Debido a la inseguridad constante, la mayor parte de la zona oriental del estado de Borno donde tienen lugar los desplazamientos resulta de difícil acceso para las organizaciones humanitarias, exceptuando algunas ciudades. Gran parte de las agencias humanitarias que trabajan en el estado están presentes en la capital, Maiduguri. Foto: Malik Samuel / MSF
El acceso al agua es una necesidad esencial para los recién desplazados. MSF ha instalado varios puntos de agua dentro del complejo hospitalario y ha organizado la distribución diaria mediante dos camiones cisterna. Actualmente, MSF suministra 12 000 litr
El acceso al agua es una necesidad esencial para los recién desplazados. MSF ha instalado varios puntos de agua dentro del complejo hospitalario y ha organizado la distribución diaria mediante dos camiones cisterna. Actualmente, MSF suministra 12 000 litros de agua al día para complementar las distribuciones llevadas a cabo por Oxfam. A medida que aumenta la población de Pulka, también se incrementa la presión para que los recursos existentes que proporcionan los escasos actores humanitarios presentes. Foto: Malik Samuel / MSF
Los desplazados reciben comida y artículos de primera necesidad. Foto: Malik Samuel / MSF
Los desplazados reciben comida y artículos de primera necesidad. Foto: Malik Samuel / MSF
La leña es una de las principales necesidades actuales en Pulka. Es muy cara así que muchas familias no se pueden permitir adquirirla. A pesar de la disponibilidad de alimentos, la población sigue pasando hambre debido a la falta de leña para cocinar. Dos
La leña es una de las principales necesidades actuales en Pulka. Es muy cara así que muchas familias no se pueden permitir adquirirla. A pesar de la disponibilidad de alimentos, la población sigue pasando hambre debido a la falta de leña para cocinar. Dos piezas de leña cuestan 50 nairas nigerianos (USD 0,15); una cantidad alta y que además resulta insuficiente para cocinar para una familia. Foto: Malik Samuel / MSF
En la foto, una mujer es atendida en el hospital de Médicos Sin Fronteras en Pulka. Muchos desplazados narran que en los lugares de donde huyeron, la supervivencia es una lucha diaria. No hay hospitales, ni mercados, porque los han quemado y las  activida
En la foto, una mujer es atendida en el hospital de Médicos Sin Fronteras en Pulka. Muchos desplazados narran que en los lugares de donde huyeron, la supervivencia es una lucha diaria. No hay hospitales, ni mercados, porque los han quemado y las actividades agrícolas están muy limitadas. Como resultado, la mayoría de ellos presenta mal estado de salud cuando llegan a Pulka. Foto: Malik Samuel / MSF

Nigeria: En busca de ayuda tras escapar de los combates

14:38 - jueves 20/04/2017
Decenas de miles de nigerianos han perdido sus hogares y se han quedado sin medios para subsistir debido al conflicto entre las fuerzas gubernamentales y Boko Haram en el estado de Borno, al noreste del país. El miedo y los desplazamientos han cambiado sus vidas. Así han vivido su odisea y así se encuentran ahora en Pulka, una pequeña ciudad nigeriana cerca de la frontera con Camerún. Fotos: Malik Samuel / Médicos Sin Fronteras (MSF)