Vista general del refugio de Alto de Portete en la región de Muisne, provincia de Esmeraldas, Ecuador. Alrededor de 52 familias que vivían en la cercana isla de Portete subieron a las dos lomas justo después del terremoto del 16 de abril buscando refugio
Vista general del refugio de Alto de Portete en la región de Muisne, provincia de Esmeraldas, Ecuador. Alrededor de 52 familias que vivían en la cercana isla de Portete subieron a las dos lomas justo después del terremoto buscando refugio lejos del mar. Foto: Albert Masias/MSF
Madelen Hernández y María Salazar, promotoras comunitarias de Médicos Sin Fronteras (MSF), brindan atención médica básica a los vecinos de uno de los barrios más afectados de Pedernales. Foto: Albert Masias/MSF
Madelen Hernández y María Salazar, promotoras comunitarias de Médicos Sin Fronteras (MSF), brindan atención médica básica a los vecinos de uno de los barrios más afectados de Pedernales. Foto: Albert Masias/MSF
Beneficiarias de la distribución realizada por Médicos Sin Fronteras (MSF) caminan de vuelta hacia sus refugios; al fondo, se encuentra un resort de lujo de la zona turística de Muisne. Muchas de las familias afectadas en esta zona vivían principalmente d
Beneficiarias de la distribución realizada por Médicos Sin Fronteras (MSF) caminan de vuelta hacia sus refugios; al fondo, se encuentra un resort de lujo de la zona turística de Muisne. Muchas de las familias afectadas en esta zona vivían principalmente de la pesca y del turismo antes del terremoto. Foto: Albert Masias/MSF
Cristina Buxeres, logista de Médicos Sin Fronteras (MSF), organiza junto a miembros de las 52 familias beneficiarias, la distribución de kits de higiene y  utensilios de cocina en el refugio de Alto de Portete, provincia de Esmeraldas. Foto: Albert Masias
Cristina Buxeres, logista de Médicos Sin Fronteras (MSF), organiza junto a miembros de las 52 familias beneficiarias, la distribución de kits de higiene y utensilios de cocina en el refugio de Alto de Portete, provincia de Esmeraldas. Foto: Albert Masias/MSF
Un equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) ayuda a construir un refugio en Alto de Portete a personas afectadas que huyeron de la Isla de Portete ante el temor de un posible Tsunami. Hoy, 29.000 personas continúan viviendo en refugios en Ecuador a la espera
Un equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) ayuda a construir un refugio en Alto de Portete a personas afectadas que huyeron de la Isla de Portete ante el temor de un posible Tsunami. Hoy, 29.000 personas continúan viviendo en refugios en Ecuador a la espera de una solución a más largo plazo. Foto: Albert Masias/MSF
Refugio para personas afectadas por el terremoto en el Colegio de Manta, en Manta, provincia de Manabí.  Allí viven más de 290 personas. Foto: Albert Masias/MSF
Refugio para personas afectadas por el terremoto en el Colegio de Manta, en Manta, provincia de Manabí. Allí viven más de 290 personas. Foto: Albert Masias/MSF
Viviendas afectadas en el Barrio 15 de Septiembre en Manta, provincia de Manabí, Ecuador. En la ciudad más de 200 personas murieron tras el terremoto. Foto: Albert Masias/MSF
Viviendas afectadas en el Barrio 15 de Septiembre en Manta, provincia de Manabí, Ecuador. En la ciudad más de 200 personas murieron tras el terremoto. Foto: Albert Masias/MSF
Equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) preparan la distribución de kits de higiene y utensilios de cocina para las 52 familias que se encuentran en el refugio de Alto de Portete en Muisne, provincia de Esmeraldas. Foto: Albert Masias/MSF
Equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) preparan la distribución de kits de higiene y utensilios de cocina para las 52 familias que se encuentran en el refugio de Alto de Portete en Muisne, provincia de Esmeraldas. Foto: Albert Masias/MSF
Pedernales, en la provincia de Manabí, fue el epicentro del terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter que afectó a Ecuador. Allí fallecieron más de 170 personas. Días después del terremoto la población sigue utilizando mascarillas para protegerse de
Pedernales, en la provincia de Manabí, fue el epicentro del terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter que afectó a Ecuador. Allí fallecieron más de 170 personas. Días después del terremoto la población sigue utilizando mascarillas para protegerse del polvo provocado por la limpieza de los escombros y para evitar el hedor a cuerpos en descomposición que todavía persiste en algunas zonas de la ciudad. Foto: Albert Masias/MSF
Zona afectada por el terremoto en la población de Calceta, provincia de Manabí, Ecuador.  Foto: Albert Masias/MSF
Zona afectada por el terremoto en la población de Calceta, provincia de Manabí, Ecuador. Foto: Albert Masias/MSF
Tareas de demolición de un hotel en el paseo marítimo de Pedernales. En este edificio murieron alrededor de 70 personas cuando el terremoto los sorprendió durante la celebración de una boda y el edificio colapsó.Foto: Albert Masias/MSF
Tareas de demolición de un hotel en el paseo marítimo de Pedernales. En este edificio murieron alrededor de 70 personas cuando el terremoto los sorprendió durante la celebración de una boda y el edificio colapsó.Foto: Albert Masias/MSF
fotogalería

Ecuador, a un mes del terremoto

00:00 - lunes 16/05/2016
Cuatro equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) se desplazaron al Ecuador y han trabajado en las zonas más afectadas de las provincias de Manabí y Esmeraldas del terremoto de 7.8 grados que sacudió al país el pasado 16 de abril. Los profesionales centran sus esfuerzos en brindar apoyo en salud mental y distribuyendo kits de refugio y artículos de cocina y de higiene. Fotos: Albert Masias/MSF