Tiempo de lectura: 2' 1'' No. de palabras: 317

El sospechoso de la muerte de Alejandra Pulido se llama Julio Jiménez y ya tiene orden de captura.
"Aquí no hay caso de suicidio", dijo a EL TIEMPO el embajador de Colombia en México, José Gabriel Ortiz, al referirse a la muerte de la cantante colombiana Diana Alejandra Pulido la madrugada del 6 de julio en la capital de ese país.

El testimonio de una vecina, que oyó "los gritos desesperados de una mujer pidiendo que no la botaran" permitió que la investigación descartara la hipótesis inicial, según la cual Pulido se habría botado desde un apartamento en un séptimo piso.

Ortiz dijo también que el nombre del único sospechoso es Julio Jiménez, el hombre con el que estaba la joven de 27 años antes de morir y que se encuentra desaparecido. Jiménez no es un productor musical, como le hizo creer a la cantante, sino un subcontratista de soldadores de obra. La artista nacida en Manizales ya tenía su segundo disco terminado y estaba buscando medios para promocionarlo.

"La niña (Alejandra Pulido) es llamada por un sujeto desconocido a decirle que le interesaba hacer un demo, la cita en un sector muy céntrico, un muy buen sector de la Ciudad de México, en Polanco. Ella llega a las 4 en punto y entra a su apartamento. No se conoce que pasa entre las 4 de la tarde y más o menos la 1 de la mañana, cuando la niña es lanzada por un balcón del séptimo piso, cae y fallece", explica el Embajador colombiano.

El cadáver de Pulido, que fue enterrado el domingo en Medellín, no presentaba rastros de drogas, alcohol o abuso sexual. Sin embargo, la joven sí fue encontrada semidesnuda. Jiménez, contra quien existe orden de captura, huyó en una camioneta negra luego del incidente.

Califique
2
( votos)