Tiempo de lectura: 4' 40'' No. de palabras: 761

La controversia alrededor de la telenovela ‘Escobar, el patrón del mal’, se profundiza con cada nuevo capítulo en Colombia. La producción del Canal Caracol, que se estrenó el pasado 28 de mayo, se centra en la vida de Pablo Escobar Gaviria, el extinto capo del cocainero Cartel de Medellín.

Y las discusiones en estas semanas se centran en un aspecto cargado de polémica. La millonaria teleserie de 63 capítulos, que se exhibe casi 20 años después de la eliminación física del narcotraficante, contribuye o no a apuntalar la atracción por uno de los mayores criminales de Colombia.

Justamente, Sebastián Marroquín, hijo del mafioso más famoso de este país pero que se cambió de apellido, delinea una opinión radical. “Creo que están enviando un mensaje equivocado a los jóvenes. Están diciendo que ser narcotraficante tiene ‘glamour’ y eso es un peligro para las nuevas generaciones, que pueden malinterpretar este mensaje e ingresar al mundo violento de las drogas”, aseguró a Terra Colombia

Y la revista colombiana Semana remacha sobre uno de los posibles efectos de la telenovela. “Que Pablo Escobar termine convertido en un símbolo de cultura pop como Betty, la Fea, en un malo de caricatura como Guadaña o en un villano ‘complejo’ como Tony Soprano o el doctor House, no es el único de los escenarios que deje la emisión de esta serie que rompe récords...”.

José Antequera, analista de la ONG Corporación Nuevo Arco Iris, en tanto, tiene otra lectura. “Las críticas a la serie suelen concentrarse en el riesgo que implica que los niños y jóvenes, sobre todo, se identifiquen o admiren a Pablo Escobar. Sin embargo, aunque válidas, me parecen mal enfocadas. Allí es donde está, a mi juicio, el error de la serie”.

En cambio, Francisco Foster, ex director del espacio de entretenimiento del canal internacional de noticias NTN24, descubre otro detalle de la ‘narcotelenovela’ que el canal hispano de EE.UU. Telemundo exhibirá desde el próximo mes. Dice que “la serie pone en evidencia el morbo que en Colombia hay alrededor de personajes como Escobar”. Destaca que “se nota que la producción está bien hecha y en ella se ha invertido mucho dinero y talento”.

Al paso de todas esas opiniones sale el actor caleño Andrés Parra, quien resucita a ‘El Patrón’ en la pantalla chica.


Entrevista

Andrés Parra/ Actor


‘Miren al Congreso  y verán  una apología  del delito’

¿Cómo asumió el papel de ponerse en los zapatos de uno de Pablo Escobar, uno de  los mayores criminales de la historia de Colombia?

Trabajando, estudiando, investigando mucho la historia, acudiendo a todos los archivos que existen, a los videos y  audios. Esa es la única manera de asumirlo.

¿Qué fue lo más complejo de representar a un personaje desquiciado y que fue responsable directo e indirecto de unas 10 000 muertes?

Pues, lo más complejo es encontrar precisamente ahí la humanidad que tiene. No olvidar nunca que se está hablando de un ser humano en toda la complejidad que esto significa y representar esa capacidad que tenía Pablo Escobar de llevar al extremo todo el rango emocional que tiene el ser humano.

¿Y qué es lo más despreciable del personaje que encarna para la serie?

No lo sé. Es muy difícil esa pregunta.

¿Qué cree que se debe hacer en Colombia para que no aparezcan otros criminales como Pablo Escobar?

Un cambio en la sociedad. Debe dejar de haber esa corrupción y esa impunidad. Hampones y ladrones deben dejar de estar en el Gobierno. Debe dársele la posibilidad a la gente de acceder al poder político, igualdad social. La educación debe ser un derecho y no un lujo, así como la salud.

¿Qué les dice usted a las personas que señalan que el teleserial ‘Escobar, el patrón del mal’ es una apología del extinto capo del Cartel de Medellín?

Que le echen una mirada al Congreso de su República para que vean lo que es una apología al delito.
 
¿Considera que esta telenovela abre las puertas para que se hagan en Colombia otras producciones sobre personajes tanto o más oscuros que Escobar?

Llevamos unos 30 años haciendo novelas sobre la boba pobre que se enamora del rico y seguimos igual. Entonces, la verdad, yo no creo que eso vaya a pasar por esto.

Califique
2
( votos)