Tiempo de lectura: 4' 15'' No. de palabras: 678

La lógica de los certámenes de belleza siempre es la misma. A las candidatas se les pide que realicen labores de beneficencia antes de disfrutar del oro, la plata y del placer de ser llamadas reinas de belleza.

En este mes se realizaron tres eventos de belleza en el país: el Reina de Guayaquil, el Miss Continente Americano y el Reina Mundial del Banano.

La elección de la Miss Continente se efectuó la noche de ayer 29 de septiembre, en el Palacio de Cristal de Guayaquil. Las 21 candidatas, de diferentes países de la región, estuvieron en actividades desde semanas antes.

Las representantes visitaron los albergues en Guayaquil de la Fundación de Asistencia Educativa Social Aérea (Faesa), donde se atiende a niños con diferentes tipos de discapacidades.

También viajaron a Pallatanga (provincia de Chimborazo), sembraron un árbol y fueron declaradas Embajadoras de la naturaleza. Luego, la recompensa.

La ganadora de este concurso, que hasta el cierre de esta edición no se conocía, tenía previsto llevarse una corona hecha por Daniella Kronfle y valorada en USD 15 000, USD 5 000 en efectivo, un tour a Galápagos con todos los gastos incluidos y una cadena de oro que posee 18 quilates.

Los organizadores del Miss Continente se negaron a revelar cuánto cuesta realizar en nuestro país el certamen.

El mismo método beneficencia-recompensa parece primar en el Reina Mundial del Banano. La elección se realizó en Machala (El Oro) el pasado 22 de septiembre. Pero antes de conocerse a la ganadora, las 17 aspirantes internacionales realizaron labores benéficas en instituciones como el Club Rotario Machala Moderno, el Voluntariado de Santa Teresita, las Damas Salesianas, entre otras.

Luego, así mismo, llegó la recompensa. Teresa Rodas, presidenta del comité organizador del certamen, no quiso dar a conocer el premio que se llevó la hondureña Jenniffer Valle (quien resultó ganadora), pero dijo que fue una “recompensa económica”.

“Es una inversión para darle realce a Machala, capital mundial del banano”, dice Valle.

Este año el evento se llevó a cabo en el Teatro de la Casa de la Cultura de Machala con capacidad para 4 000 personas. Se vendieron entradas a USD 70, 50 y 20. Los alrededor de USD 186 000 recaudados por taquilla no fueron destinados a ninguna institución benéfica, algo que sí realizará el Miss Continente Americano.

Este año el tradicional certamen del banano, que se realiza desde hace 49 años, obtuvo el auspicio de ocho instituciones, entre esas, el Banco de Machala, la Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar y el Hotel Oro Verde.

Romina Zeballos, de 20 años y quien se coronó como reina de Guayaquil el pasado 22 de septiembre, se llevó un auto Lifan 320 valorado en USD 11 000, peluquería, maquillaje, tratamiento estético, de dieta alimenticia, odontológico y de vestuario por un año. Además de una beca en asesoría de imagen, una joya de Daniella Kronfle valorada en USD 7 000 y un año de estudios universitarios en la Ecotec.

La gala final se desarrolló en el Teatro Centro Cívico, con capacidad para 1 500 personas. Las entradas se vendieron al público a un costo de USD 15, 25 y 35. Todo lo recaudado -alrededor de USD 37 500- fue a parar, como todos los años, a una institución que posee fines benéficos.

En esta edición, la beneficiada fue la Sociedad Protectora de la Infancia. Esta sociedad administra, en la ciudad de Guayaquil, el hospital León Becerra, la escuela San José, el jardín de infantes Ronda de Ángeles y el Hogar de Huérfanos Inés Chambers.

Los certámenes de belleza en el Ecuador

En el  país   se efectúan   266 certámenes de belleza al año en Quito,  Guayaquil y otras  ciudades.
En el 2004   se realizó  el Miss Universo en el país, en Cemexpo, vía a la Mitad del Mundo, en la capital.
El Miss  Continente Americano se realizó este  29 de septiembre en la ciudad de Guayaquil.

Califique
2
( votos)