Tiempo de lectura: 3' 34'' No. de palabras: 572

Una mujer angustiada intenta escapar: es de noche y camina descalza por la calle, con el rostro desencajado y lleno de lágrimas. Es Andrea, una sensual joven de 21 años que ofrece servicios sexuales a cambio de dinero.

El término popular es el mismo que utilizó Teleset para titular su última serie: ‘La prepago’. La intensidad de la primera escena marcó el ritmo de la telenovela colombiana, que se estrenó la noche del lunes en Teleamazonas. La transmisión duró dos horas sin cortes.

Dentro de la programación, se ubica entre una novela cómica romántica mexicana, ‘Porque el amor manda’, y la serie de humor de producción nacional, ‘Aída’.

Se presenta como un drama social que hereda elementos de la tendencia actual de la telenovela colombiana, caracterizada por la narcocultura, la generación de dinero fácil, el culto al consumo, la violencia, la corrupción y una confusa apología de lo ilegal.

En el relato: siete horas antes, esa misma joven es Ana Lucía, una destacada estudiante universitaria, cuya familia está al borde de la quiebra. La necesidad de obtener dinero y mantener su estilo de vida es lo que la motiva a mostrar una doble cara. La interpretación es de la colombiana Lilo De la Vega.

Es una novela que intenta despojarse de algunos prejuicios, los directores Rodrigo Lalinde y Felipe Cano mantienen un lenguaje visual indirecto en las escenas eróticas con desenfoques, planos cerrados y saltos de cámara en los que se intuye la acción explícita.

La novela está basada en una historia real que salió de un libro (‘Las memorias de Andrea’), que a su vez nació del sitio web de la revista Soho, en el que una joven escribía sobre las intimidades de su trabajo como prepago, allá por el 2009.

La Andrea del blog era universitaria y trabajaba como modelo. En una entrevista para Soho se refirió a su entorno: “La TV ha vendido un estereotipo de prepago que despista. La gente cree que la prepago va a llegar a clase en minifalda, con las uñas pintadas y con un escote vulgar. Esa será la pinta para el trabajo, pero no para la universidad”.

Aunque en la novela se evidencian errores de continuidad en maquillaje y escenografía, en el vestuario y la ambientación se cuidó el contraste entre la universitaria y la dama de compañía. La principal transformación en el personaje se construyó desde lo exterior, pues gestos y vestimenta se imponen con contundencia a los rasgos psicológicos.

En el primer capítulo, a medida que transcurrían las acciones aparecían otros personajes, entre ellos, Wilson, quien conoce a Andrea en sus dos facetas y es el único que presencia su metamorfosis; dejando entrever una cercanía emocional con la joven.

Llena de emociones y contradicciones entre la doble vida de la protagonista, la serie se sostiene en la acción y la intriga con planos cerrados y cámaras en mano, que intensifican los momentos de tensión entre las persecuciones.


De la telenovela
La teleserie es una adaptación de Carlos Duplat y Luz Mariela Santofimio y consta de 60 capítulos de una hora.

El director Rodrigo Lalinde también trabajó en ‘Rosario tijeras’, ‘La Virgen de los sicarios’ y ‘La vendedora de rosas’.

Esta producción  se transmite en Teleamazonas, a las 21:45.

Califique
2
( votos)