Tiempo de lectura: 4' 48'' No. de palabras: 783

En una maniobra inesperada, Big Venom levanta a Gladiador en el aire. Este patalea y se retuerce mientras intenta liberarse de las gigantescas manos de su rival enmascarado. Con un rugido, Venom estrella a Gladiador contra una mesa de madera, ubicada sobre el cuadrilátero. El público congregado en el Centro de Eventos WAR, un galpón adecuado para los encuentros, estalla en un solo grito. Gladiador se retuerce en la lona del ‘ring’. La réferi se acerca hasta el gigante, de 1,90 m y 300 libras, levanta su brazo musculoso y lo declara ganador del combate, que se realizó el pasado sábado. Emoción, ira y gloria inundan la arena.

Tras bastidores

Como cualquier deporte, la lucha cuerpo a cuerpo requiere una preparación física y psicológica. Es un espectáculo que incluye absoluto profesionalismo. Los 25 luchadores que son parte de WAR, una de las empresas de lucha libre en Ecuador, dejan por las tardes sus vidas cotidianas como padres, hijos, estudiantes y empleados para prepararse como luchadores.

Los entrenamientos se realizan a diario, y como mínimo tres veces por semana. Las pesas y el estiramiento son parte de esta rutina deportiva.

Además, practican llaves y maniobras que en el ‘ring’ se realizan sin piedad pero con dominio.

Gladiador, un rudo (el bando de los malos en la lucha libre) explica que antes de entrar en este mundo siempre cultivó su cuerpo: era fisicoculturista y practicaba artes marciales mixtas. Hace dos años y medio se unió a esta empresa. Se entrenó durante ocho meses antes de poder debutar frente al público.

El primer mandamiento de la lucha es el cuidado mutuo. “Por más que estés luchando con tu enemigo siempre tienes que tener cuidado y realizar bien tus movimientos para no hacerte daño ni a tu compañero”, explica Gladiador.

La confianza también se desarrolla con esta disciplina, al saber que el luchador rival está lo suficientemente preparado para realizar las llaves y maniobras.

Cuando estos hombres y mujeres entran al ‘ring’ se convierten en verdaderos guerreros que cumplen el sueño de muchos. “Quién no ha jugado a la lucha libre cuando era niño”, dice Gladiador.

En Ecuador, el apoyo a este deporte espectáculo está en crecimiento. Por eso, todavía no se podría hacer de la lucha libre una profesión a tiempo completo.

En las butacas

Para ser un fanático de la lucha libre no importan la edad ni el sexo. Disfrutar de la intriga y de la emoción que estos guerreros libran en el ‘ring’ es una verdadera pasión.

Entre la multitud, los rostros que llegan a este espectáculo son variados: padres e hijos, parejas y grupos de amigos quieren sentir la emoción que generan las luchas. Una intriga sin igual causada por la lucha entre el bien y el mal.

Andy Chávez, de 14 años, llegó a ver el show de lucha en el día de su cumpleaños. Desde que conoció WAR, hace más de un año, un 29 de octubre, no se ha perdido ni un solo espectáculo. Conoce a cada uno de los luchadores, a quienes enumera como si fuera una obligación conocer sus nombres y sus llaves personales. Su favorito es Maxx Viper, actual campeón mundial.

Ya sean rudos o técnicos, todos tienen una banda de seguidores que los apoyan en sus peleas. Nathaly López, 39 años, llegó acompañada por su padre Jorge, de 60 años. Con una gigantografía y camisetas de Hades, uno de los rudos. Gritaban cada vez que recibía un golpe o realizaba una llave. Ella sigue la lucha desde hace 10 años y sobre todo a este personaje.

Este gusto lo heredó de su padre, que es un conocedor de la lucha, desde sus inicios en México, con personajes como el Santo, Cavernario Galindo y en Ecuador como el Monje Loco y el Ángel Negro.

Cuando suena la campana final, el público no espera ni un minuto para saltar de sus asientos y felicitar a sus ídolos. Se toman fotografías, piden autógrafos. Los guerreros se muestran agradecidos con el cariño y apoyo del público, posan y firman las camisetas.

Más sobre WAR

La empresa de lucha libre WAR tiene una escuela de preparación para formar luchadores profesionales. Más información  sobre la escuela y sobre próximas presentaciones en www.war.ec.

Superestrellas del Ring. Es la producción televisiva que la empresa WAR prepara junto a Canela TV para el 2013. Contará con la participación de luchadores nacionales e internacionales.

Califique
2
( votos)