Tiempo de lectura: 4' 28'' No. de palabras: 705

Al llamar a la casa de Leo Rojas, en Berlín, Alemania, una mujer contesta el teléfono en un español con un acento extranjero. Dudosa dice que no sabe si Leo podrá atender la llamada. Pasan unos minutos y él responde: ‘¡Alo!’, su voz suena alegre.

El nombre de Leonardo Santillán Rojas se volvió famoso en Ecuador y en el mundo del entretenimiento hace una semana. Antes de ese tiempo su vida era más relajada, “como la de cualquier persona que vive tranquilamente”, dice Leo entre risas.

Al momento de la llamada en Berlín daban las 21:00, seguramente por eso y por el ajetreo de sus días, Rojas estaba cansado. Aunque luego aclara que por ser fiestas le dieron unos días libres.

Lo primero que hace al saber que es un medio ecuatoriano el que lo llama es pedir disculpas. Tuvo que rechazar algunas entrevistas la semana pasada, pero fue porque de repente su rutina y su vida cambió drásticamente.

Su casa se vio llena de cámaras alemanas, de periodistas extranjeros, de visitas desconocidas. Todo desde que ganó el ‘reality’ alemán ‘Das Supertalent’. Entre los premios que obtuvo está uno monetario, de USD 130 000, y la grabación de un disco.

En ese proyecto se encuentra trabajando arduamente. La fecha de lanzamiento está establecida. El 27 de enero saldrá a la venta. Pero dice que no puede hablar mucho del tema. “Será al estilo en que me he presentado en el programa. La idea del productor es hacer a las canciones clásicas y conocidas a mi estilo; un mix. Pero no tendrá canciones ecuatorianas”. No quiere dar mucho detalles porque dice que es parte de la sorpresa del disco.

Rojas aún no puede creer que llegara tan lejos en el concurso. Claramente recuerda las fechas, los días en los que mandó su postulación al ‘reality’ y la respuesta que obtuvo. El pasado mes de abril recibió una carta del ‘Das supertalent’, recién en ese momento decidió contarle la noticia a su esposa, una polaca que conoció en Berlín. No se arriesgó antes por miedo a no clasificar.

Saludo de Leo Rojas

Los mejores deseos del cantante para los lectores de Elcomercio.com.

Dice que su participación fue toda una aventura. Pero al preguntarle qué hubiese pasado si no participaba responde: “Esto es algo nuevo. Si no hubiese pasado, normalmente en estas fechas realizo otros planes. Desde finales de noviembre y en diciembre, es decir en las fechas de la final del programa, yo hago una pequeña gira por algunas ciudades de Alemania llevando la música”.

Este ecuatoriano, cuencano, de padres otavaleños, se fue hace 12 años a Europa. Su motivo, al igual que el de miles de migrantes, fue buscar una vida mejor. Y ahora asegura que así fue. La noche del pasado sábado, cuando volvía a su casa, su esposa le dijo que su rostro se veía diferente. “Seguramente es por el orgullo que siento de mi mismo, por lo que he logrado”.

Aunque en las entrevistas parece sereno y habla con calma, cuenta, como anécdota, que nunca ha sentido tantos nervios, como cuando hizo el ‘casting’. “No se ni cómo describirlo. Solo de pensar en los nervios, creo que vuelvo a sentirlos. Aunque ahora gané nunca quisiera volver a sentir esos nervios. No fue una experiencia bonita, no se lo deseo ni a mi peor enemigo” (ríe, hace una pausa, suspira y ríe nuevamente).

Su música se ha convertido en su fuerza. Como todo migrante tuvo momentos duros, pero no se dejó vencer, dice. “Tuve que trabajar de todo, pero me decidí por la música”. El 16 de marzo del 2001 salió a tocar en las calles de Europa por primera vez.

Leo tiene su propio perfil en Facebook, videos en YouTube y un manager que coordina sus entrevistas. Esto es nuevo en su vida, pero aprendió a convivir con el éxito que logró hace una semana.

 Tras el concurso

Leonardo Santillán Rojas conoció a su esposa en Alemania. Dice que fue un flechazo, “como amor a primera vista”. 

En la final del concurso él entró al escenario en caballo. Imágenes y videos de su show están en Internet.

Califique
2
( votos)