Tiempo de lectura: 3' 56'' No. de palabras: 637

La hija superó a la madre. La nueva miss Ecuador, Constanza Báez Jalil, tiene una madre de ascendencia libanesa que en 1985 quedó tercera en el mismo certamen.

Y como tercera que fue, ese mismo año su madre Mónica Jalil Pons pudo viajar a Trinidad y Tobago para representar al país en la desaparecida competencia de belleza Maja International. Ahora Constanza hará lo propio, pero para concursar en un certamen con mayor peso aún: el Miss Universo (la sede y fecha exacta aún se desconocen). De su progenitora no solo heredó su condición de reina de belleza. También sacó su extenso cabello rubio y hermosos ojos color pasto.

Constanza aún no quiere sacar del anonimato a su novio, junto a quien lleva siete años. Pero por su perfil de Facebook -el de ella- nos enteramos que le dice de cariño "Mi Vovis" y que es ligeramente más alto que ella que mide 1,75 metros. Lo conoció en el Colegio Alemán de Guayaquil, uno de los más exigentes de la ciudad, donde ambos se graduaron.

La sucesora de Carolina Aguirre nació en Quito el 4 de enero de 1991, pero vive desde los 5 años en Guayaquil. Su padre, Raúl Báez Albán (48), un ingeniero y retirado oficial de Marina, trasladó a toda la familia al Puerto Principal en 1996, justamente para ejercer su condición de hombre del mar.

En la elección de Miss Ecuador, acontecida la noche del viernes, fue la candidata que más hinchada llevó. Alrededor de 100 personas, vestidas con una inocultable camiseta naranja que llevaba impresa su foto, la fueron a apoyar. Incluso llevaron barras de cajón extraídas del fútbol local: "Una sola reina/ tiene el Ecuador/ Constanza miss Ecuador/ Constanza miss Ecuador/ Constanza miss Ecuador". Ella es el 'sánduche' de su familia. Tiene un hermano mayor, Matías (23), y una menor: Mikaela (17). Sus padres son propietarios en Guayaquil de una empresa que brinda servicios de seguridad electrónica y contra incendios. En esta compañía, Constanza maneja el área administrativa.

Pese a su corta edad, 22 años, ya tiene dos carreras universitarias. Es graduada en Economía en la Universidad Santa María y hace poco en Contaduría Pública en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo. Este año tenía planeado viajar a México para hacer una maestría, pero la corona la obligó a postergar sus estudios de cuarto nivel. Desde muy pequeña soñaba con participar en el Miss Ecuador, pero se había planteado que no lo haría sin antes conseguir uno o dos títulos universitarios. Y así ocurrió.

Como economista que es, muchos de sus planes que tiene como Miss Ecuador consistirán en brindar asesoramiento económico a personas de escasos recursos. Emprenderá proyectos de labor social.

Todos quienes conocen a Constanza lo primero que dicen de ella es que es deportista. Es su cara más reconocible. De pequeña fue seleccionada por la provincia del Guayas en vóley. Con esta selección costeña quedó en dos ocasiones campeona nacional.

El cuerpo que exhibe no es gratuito. Lo ha forjado a punta de repeticiones de burpees, swings y sentadillas, que son ejercicios de crossfit. Todos los días se ejercita de esta manera. También hace pilates. Consume mucha agua y una dieta estricta.

Eso no implica que le disguste preparar comida. La preparación de platos es una sus obsesiones. Su madre cuenta que su especialidad es el risotto. Cuando se mete a la cocina, no hay quien la saque. Permanece horas y horas, experimenta con los ingredientes, los prueba o los desaprueba. Ah, es que otro de los rasgos de su personalidad es su carácter sumamente exigente.

Califique
2
( votos)