Tiempo de lectura: 4' 58'' No. de palabras: 807

La fecha de rodaje se acerca y el tiempo para Micaela Rueda parece continuar como en una cuenta regresiva. 'UIO (sácame a pasear)', es la ópera prima de la directora ecuatoriana, e iniciará la filmación en dos semanas.

Sí, el título tiene una estrecha relación con la canción homónima interpretada por la banda quiteña Can Can. "Una parte del guión de Juan José Vallejo se inspiró en ese disco", comenta la directora en un 'brake' durante una de las sesiones de ensayo de actores y actrices.

Aunque la última etapa de pre producción se viene desarrollando desde hace cuatro meses, en estos últimos días Micaela parece haber desarrollado el don de la omnipresencia para recorrer locaciones, terminar de reclutar al equipo de rodaje, preparar la logística, cuadrar presupuestos, buscar un sitio para la estancia del equipo… Una parte fundamental de este proceso ha sido buscar a las personas que puedan encajar en cada uno de los personajes creados para esta película.

Dos adolescentes que atraviesan por una tormenta emocional y existencial buscando afianzar su propia identidad en un entorno en el que sienten que no encajan podrían hallarse en cualquier sitio. Pero las características físicas, los rasgos de carácter, las particularidades intelectivas y los matices de personalidad con los que se construyeron los dos personajes principales llevaron a Rueda en una búsqueda que se inició en el 2012 con la ayuda de la directora de casting Julia Silva y que concluyó este año junto a Marcia Pinto.

De entre 150 pruebas de actuación, quienes más se ajustaban a los personajes principales fueron Juliana Rangel y Samantha Caicedo, ambas de 19 años. Juliana ha estado involucrada en la actuación, especialmente en teatro y televisión, desde hace un año.

Delgada, mediana estatura, cabello negro, largo y con un flequillo que enmarca una mirada dulce y una personalidad resuelta. Vio el anuncio del casting en la cartelera de un café en el norte de la ciudad y acudió de inmediato.

Fue la primera persona en hacer las pruebas y ahora es la actriz que interpretará a Andrea. Samantha Caicedo será Sara. Ella estudia actuación en el Incine y ha participado en cortometrajes y publicidad. Una mirada misteriosa, una voz amable de respuestas cortas y precisas, estatura mediana y delgada, su corto cabello castaño oscuro tiene un estilo más bien moderno.

Según la trama, ambas desarrollan una íntima amistad en la que también se van involucrando ciertos intereses físicos y afectivos. A las protagonistas no les inquieta que en el entorno social actual el tema de la orientación sexual aún se trate como un tabú. Saben que detrás de cualquier estereotipo se intenta mostrar la vivencia de dos personas que buscan el amor mientras se buscan a sí mismas.

Afinando detalles

Hace tres semanas el equipo de producción convocó a las actrices para hacer una lectura más a fondo del guión, despejar dudas y ver la empatía entre los miembros del equipo de trabajo. Juliana y Samantha no solo congeniaron entre sí, también lo hicieron con sus personajes. Los ensayos empezaron de inmediato. Luego del receso, Micaela regresa al salón para continuar el ensayo. Todas se acomodan en unos cojines sobre el piso. La construcción de personajes se parece al arte de la escultura. Con paciencia, se moldean y se pulen poses, gestos, expresiones, miradas, intenciones pero también palabras, silencios.

Junto a Micaela hay un libro: 'El método del Actors Studio', de Robert Heltmon. El ejercicio consiste en interpretar una escena de la película ensayando varias intenciones. Las escenas que se usan en los ensayos quizá son las más complejas y se las practica justamente para ir dominando la incomodidad que podría provocar ante las cámaras en el momento del rodaje.

Micaela y Marcia observan en silencio. Juliana y Samantha parecen abstraídas del entorno y las miradas que las rodean y se concentran en sus gestos y diálogos. Luego se ensaya un diálogo que se repite una y otra y otra vez para probar distintos tonos e intenciones en la voz. Entre risas, miradas serias, disimulados coqueteos y tonos indiferentes entre las dos actrices fluye una natural empatía. Al final del ejercicio directoras y actrices intercambian opiniones y se toman un nuevo descanso mientras el tiempo para el día del rodaje se acorta un día más.

Sobre la película

  • La producción de 'UIO'  aún continúa la búsqueda de extras de todas las edades para varios perfiles de la película.
  • Para realizar  las pruebas de casting se puede comunicar al correo electrónico extrasuiopelicula@gmail.com.
Califique
2
( votos)