Tiempo de lectura: 4' 58'' No. de palabras: 802

Jurado maternalista, que lanza recomendaciones sin valor, desconocedor de muchos de los talentos a los que califica esas son algunas de las críticas que especialistas realizan a la terna de ‘Ecuador tiene talento’, conformada por Diego Spotorno, Karla Kanora y Jaime Enrique Aymara (quien no apareció el último domingo: fue reemplazado por AU-D).

“Califican con emoción. Sus apreciaciones son muy subjetivas, maternalistas. Valoran con el fatal ‘Me gusta’, ataca la crítica de televisión Natalia Tamayo.

“Se burlan de los participantes, se prestan para el show, es como un circo”, rechaza, indignado, el músico Gustavo Enrique, graduado en el Conservatorio Antonio Neumane. Según Enrique, es deplorable que se transmitan en vivo voces desafinadas simplemente para “aumentar el ‘raiting’”.

Pablo Velásquez, director de Contenido de ‘Ecuador tiene talento’, se defiende. “Yo no usaría la palabra ‘burlarse’. Es parte del show. Esa gente que está desafinada o que no actúa muy bien, también quiere expresarse”.

Otras de las críticas que se le hace al jurado es que desconoce ciertos temas. Pablo Redín, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Hip Hop, cuestiona la manera en que han calificado a grupos de break dance como Fusión Extrema (oriundos de Atacames, Esmeraldas). “Han ejecutado top rocking, footworks, powermoves, freezes y el jurado se ha quedado con la boca abierta porque desconoce el tema, no sabe cómo se ejecutan esos quiebres ni cómo calificarlos”, asegura Redín.

Para el psicólogo Jonathan Lucero el jurado no aporta en nada con las acotaciones que hace.

“‘Ecuador tiene talento’ solo explota el ridículo popular. Nos muestra un plato de talentos populares para que los espectadores se burlen”, analiza.

Según Enrique, se debió preparar a los participantes, educarlos a lo largo del ‘reality’ con profesores capacitados y no simplemente darles la plataforma para que “hagan el ridículo en TV”.

“Ese hubiese sido un gran aporte cultural”, añade Enrique.

Lucero coincide con este criterio. Asegura que el hecho de que no se forme a los concursantes es una muestra clara de que “las intenciones del canal no es buscar talentos y peor pulirlos, sino generar un espacio de explotación negativa de lo popular”.

Paco Cuesta, director general de ‘Ecuador tiene talento’, responde que el formato del programa no tiene como objetivo formar a los participantes . “‘En Escuela de famosos sí se formó a los concursantes. Ecuador tiene talento es distinto. Nosotros no estamos para pulir a los participantes. Ellos vienen con su talento. Sin embargo, a los que están en semifinales sí les hemos puestos ‘coaching’ (entrenadores). Pero es una alternativa: ellos deciden si la quieren tomar o no”.

Hasta ahora, de los cuatro clasificados a las finales, tres son niños (los cantantes Leonardo Chévez y Fabiana Machuca y el grupo acróbata Los Niños de Oro). Según Tamayo, este es un indicio del sentimentalismo al que apela el programa y del que se contagia tanto el público como el jurado: quienes en las actuales instancias escogen a los finalistas.

Lucero considera que, si bien el voto del público mediante SMS hace que el programa sea más participativo, este mecanismo no premia la calidad ni el talento. “En realidad, lo que se premia es el carisma, el apego del televidente por cierto participante”.

Lo mismo, coinciden muchos de los consultados, sucede cuando se coloca en escena a participantes con discapacidades, como la niña cantante María Eduarda Gallardo (quien padece autismo) y José Ponce, quien canta desde una silla de ruedas.

“Se apela al sentimentalismo, el televidente se siente conmovido al escuchar cantar a estas personas”, asegura el bailarín Redín.

Velásquez acepta que lo que se busca es generar una conexión con el televidente. “Por supuesto que verlos sensibiliza al espectador. Lo que se quiere demostrar es que cualquier concursante tiene talento, que cualquiera lo puede hacer. La niña autista no entró porque es autista. Entró porque canta bien. El señor en silla de ruedas entró porque canta excelente”, asegura.

Los directores de ‘Ecuador tiene talento’ dicen que, posiblemente, habrá una segunda temporada del programa que los domingos por las noches se transforma en tendencia por Twitter.

El ‘raiting’

Según los  directivos del programa de talentos  de Ecuavisa,  en el primer show se tuvo 26 puntos de ‘raiting’. El resto de programas (domingos)  se han mantenido con un promedio de 23.

En Guayaquil,   los domingos por las noches, ‘Ecuador Tiene Talento’ lidera las preferencias de los televidentes .    En Quito compiten con el programa ‘Pequeños Gigantes’ (Teleamazonas).

De 10 000   participantes que se presentaron a las audiciones en 13 ciudades diferentes del país   7 000 eran para canto.  

Califique
2
( votos)