Tiempo de lectura: 6' 18'' No. de palabras: 1040

La costumbre de permitir que los diseñadores extranjeros abastezcan el ropero de los ecuatorianos está cambiando. En la actualidad se están escuchando más los nombres de diseñadores nacionales, que demuestran sus estilos y tendencias propias.

Todos ellos han ido elaborando un trabajo más estudiado y sofisticado; aunque lo más importante es que lo han adaptado a las preferencias del mercado local.

Si bien todos hacen estudio de marcado sobre las tendencias que van a estar vigentes durante el año, la moda que estos diseñadores elaboran es personalizada y al gusto del cliente. Tienen ropa de percha pero se acoplan por completo a los gustos de las personas que les piden prendas específicas.

Julia García Burbano, propietaria del atelier Julia GB, considera que en el país las preferencias en cuanto a moda son muy conservadoras y hay prendas que por más que sean tendencia -sabe- nadie las usaría. Sin embargo, de todas maneras diseña ropa que va con la líneas en boga pero que se ajusta al gusto local. Adicional a esto, siempre le pone un distintivo: el drapeado. Esa es su especialización y por la técnica que utiliza, transforma cualquier tela que llegue a sus manos.

La creatividad tiene un papel protagónico, y obviamente la conjuga con su conocimiento. “Siempre me fijo en la contextura, el tono de piel y la personalidad de los clientes”; de ahí que todas sus creaciones son únicas; incluso porque su pulso tampoco es igual todos los días y el proceso de transformación de telas es manual.

Las prendas que Julia diseña son formales en su mayoría. El estilo que ofrece se adapta a mujeres que trabajan y que deben vestir bien a diario; que prefieren estar a la moda y aun así pueden sentirse cómodas; muy glamoroso y delicado. El color predominante de sus prendas es el morado –porque según ella es un color que le sienta a todo el mundo- y aunque su personalidad resalta mucho, difiere de los colores que utiliza para su ropa.

Sus prendas estrella son los corselettes y los tocados, que nunca pasan de moda y que bien combinados con el resto del vestuario, afirman un estilo elegante y chic.

Una de las tendencias es el estampado tribal, incorporado a distintas telas y que se puede usar tanto en ropa como en calzado. La diseñadora Mane Silva ha incorporado este estampado a su nueva colección 2013, en chalis. Esta tela está muy de moda y conjugada con el estampado tribal le da al corte una buena caída y estructura.

La línea que ella propone es más relajada, alternativa, funcional; para hombres y mujeres que prefieren estar cómodos y listos para todo. No olvida la elegancia y de ahí nace la versatilidad de su ropa. Telas ligeras y diseños sueltos, pero con un toque casual que se podrían utilizar para cualquier evento. En su línea de este año también incluyó productos más extrovertidos y de moda, como las lentejuelas. A esto adicionó diseños tipo collage, los cuales estampó en minifaldas y piezas útiles para cualquier ocasión. La mezcla de texturas y estampados asimétricos le dan movilidad a sus diseños. El colorido que utiliza, si bien no es arriesgado, tiene mucha estética y resulta agradable y fácilmente combinable.

Otros diseñadores que están alcanzando popularidad son Berta Serrano, Bernardo y Cristian López, Marisa Miranda, Marcela Amoroso, Carmen Larrea, Ile Miranda y Erica García. Daniela Guzmán, propietaria de la tienda Chi, hizo una curaduría de los trabajos de diseñadores ecuatorianos independientes y los juntó para incluirlos en su mosaico. Allí se pueden encontrar estilos de todo tipo.

Berta Serrano es la propietaria de Fulgore. Su colección actual muestra predilección por los lunares y el chifón, tiene una tendencia clásica con cortes señoriales y retro. Sus prendas son casuales y elegantes, aptas para una jornada de trabajo.

Los hermanos cuencanos Bernardo y Cristian López, con su marca Llama, proponen un estilo hipster y más extremo. Sus estampados geométricos y cortes cuadrados proponen un ‘look’ urbano más juvenil. Las telas que utilizan son pesadas y serigrafiadas, con diseños propios y por lo tanto únicos.

Las transparencias en telas con colores brillantes se han hecho muy populares últimamente y llegan de la mano de Carmen Larrea con País del Sol. El naranja y el solferino marcan su tendencia al igual que el chifón. A sus cortes despreocupados, pero formales, y las transparencias los adornan, en su mayoría, con los detalles en los cuellos, los cuales lucen formas de lágrimas con piel vista tanto adelante como atrás.

Lo romántico y barroco lo acompaña con el tipo de cuello Peter Pan, cuya popularización se prevé para mediados de año.

La diseñadora Ile Miranda completa el look con sus zapatos. Ahora con diseños tribales y geométricos, tacos anchos y plataformas macizas. También tiene flats, en los cuales se resaltan los colores y la mezcla de los mismos, las puntas pronunciadas y los tipo Oxford.

Hay variedad según el gusto de cada persona y para escoger. Una serie de diseñadores nacionales, que con su creatividad y estilo propio, están introduciendo nuevas tendencias y gusto por la alta moda en el Ecuador. Simplemente es cuestión de elegir el que más se acerque a las preferencias propias y dejarse asesorar por su conocimiento. La diferencia entre una pasarela europea y la ropa nacional es casi imperceptible.

Estilos diversos

Mane Silva también  es bailarina y esto influye en sus diseños. Prefiere las babuchas para crear un look más urbano.

Julia García Burbano  está intentando introducir los tocados como un accesorio fundamental. Este es un complemento diferente para darle más movimiento a todo el atuendo.

Dariela Guzmán  hizo una recopilación de algunos diseñadores ecuatorianos. En su tienda hay una amplia variedad de estilos que imponen los creadores de tendencias propias.

Califique
2
( votos)