En Regatas,  en la Vicente Anda Aguirre y Machala, junto al Parque Inglés, en el norte, empezarán cursos desde el 3 de julio, todos los lunes. Duran dos semanas, pueden acceder niños desde 3 años. Cuesta USD 45. La clase diaria dura 45 minutos, puede ir d

En la foto, Alexis Cobos, entrenador deportivo e instructor de natación del Club Regatas. Foto: Cortesía

Ojo, con el tiempo libre del estudiante

Mariela Rosero
Redactora (I)
30 de junio de 2017

“La música es mi desahogo. Tocar me pone feliz y a veces hace que me ponga triste”. Es el testimonio de Karla Guayasamín, de 11 años, estudiante de la Unidad Educativa Fiscal Guayaquil, en Quito. Ella además acude al Conservatorio Nacional de Música.

¿Qué tanto tiempo pasa en un extracurricular? Cuatro de los cinco días laborables de la semana, luego de la escuela, Karla lo dedica a su otra pasión. Practica piano, desde los 6 años, y acude a los ensayos de solfeo y del coro.

Su agenda está copada a diario. Para sus padres es común que hasta las 22:00 y hasta 23:00 se escuche cómo toca el piano en la sala de su casa.

Su hermano Pablo, de 9 años, aprende a tocar guitarra desde los 7. Está en el conservatorio como ella, pero él va tres de los cinco días.

Educar cuerpo y mente es parte del desarrollo integral que los niños necesitan, en lo motriz y en lo intelectual”, dice Alexis Cobos.

Él es entrenador deportivo y es instructor de natación del Club Regatas. Enseña a nadar a bebés y en su equipo de competencia están niños de menos de 10 años.

Para él, si los chicos además de la escuela practican un deporte aprenden a formar su carácter, a ser nobles en la derrota y en el triunfo, a ser disciplinados y a tener hábitos, para poder cumplir con todo.

“El deporte o una actividad extra es recreación, también puede ser su refugio y se convierte en un modo de vida, que los mantiene lejos de actividades ociosas”.

En el estudio sobre ‘Estudiantes de bajo rendimiento: Por qué se quedan atrás y cómo ayudarles a tener éxito’ se señala que ellos no suelen practicar actividades creativas lúdicas, por ejemplo.

El informe analiza a chicos de 15 años, de 65 países que participaron en la Prueba Pisa 2012.

El año anterior, el Ministerio de Educación emitió una disposición para regular el número de tareas que se envían. Se pidió la colaboración de padres para distribuir el tiempo libre de sus hijos.