8 de agosto de 2014 16:15

Latvala hizo respetar su localía

En Finlandia, Volkswagen vivió un fin de semana perfecto. Citroën al menos pudo subir al podio.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
AFP

El finlandés Jari-Matti Latvala (Volkswagen Polo-R) se adjudicó el domingo el Rally de Finlandia, octava prueba del Mundial de Rally 2014, con 3,6 segundos de ventaja sobre su compañero francés Sebastien Ogier, vigente campeón del mundo y líder del campeonato.

El podio lo completó el británico Kris Meeke (Citroën DS3), tras la disputa de 26 tramos cronometrados y 360 kilómetros.

La última mañana de la carrera, en la que se corrieron tres especiales de 36 kilómetros en total, no cambió la clasificación.

Muy concentrado, Latvala se adjudicó la ES24 para dejar a Ogier a 5 segundos, después administró esa ventaja en los siguientes tramos cronometrados, en los que el francés fue el más rápido.

“En las dos últimas especiales no pude pilotar del todo bien, ya que tenía un problema en la radio de mi casco”, explicó el ganador que no pudo ocultar su felicidad.

“Jamás tuve tanta presión sobre mis hombros y nunca la he administrado tan bien como esta semana”, reconoció Latvala, quien calificó este triunfo como uno de los “más bonitos de mi carrera”.

“Es increíble y muy importante porque quería probar a los aficionados finlandeses de los rallies que un piloto local podía ganar esta carrera”, añadió Latvala.

Tras firmar el mejor tiempo en más de la mitad de las especiales (14), Latvala logró su tercera victoria del año tras sus triunfos en Suecia y Argentina. Con ello quedó, a falta de cinco carreras para que concluya la temporada, segundo en la clasificación general del certamen, a 44 puntos de Ogier.

“Estoy contento por la segunda plaza de este fin de semana. Es un gran resultado al final de una bonita lucha. Jari literalmente voló hoy”, tuiteó Ogier pocos minutos después de que su compañero se coronara por segunda vez en su casa. Latvala ya ganó en su país en el 2010, cuando conducía un Ford.

Meeke, por su parte, salvó el honor de Citroën, como en Argentina, aunque nunca estuvo en condiciones de amenazar el dominio de la pareja de Volkswagen.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)