5 de mayo de 2017 15:35

Bottas se une al grupo de los ganadores

Bottas atacó desde el mismo arranque de la carrera, y esa actitud fue clave para conseguir el triunfo

Bottas atacó desde el mismo arranque de la carrera, y esa actitud fue clave para conseguir el triunfo. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Jean-Pierre Michelet
Redactor invitado
Twitter: @Jean-PierreMichelet

El Gran Premio de Rusia, cuarta fecha válida por el mundial de Fórmula 1 2017, se llevó a cabo en el pintoresco circuito de Sochi. Allí, Mercedes supo reponerse de un duro revés que sufrió el sábado en clasificaciones, cuando ambas ‘flechas de plata’ se vieron superadas por los dos Ferrari que, a su vez, desde el Gran Premio de Francia del 2008 no monopolizaban la primera fila de una grilla de partida.

De esa manera, la escudería alemana logró, hasta cierto punto, una victoria inesperada. No obstante, dicha victoria no estuvo a cargo de Lewis Hamilton sino del nuevo recluta de Mercedes este año, el finlandés Valtteri Bottas.

Habíamos anunciado que solo era cuestión de tiempo para que este gran triunfo llegara. Fue el primero para Valtteri en 81 participaciones en F1, que lo convierte a sus 27 años en el quinto finlandés de nueve que han llegado a la Fórmula 1, que logra un Gran Premio.

Esto implica más de un 55% de efectividad de Finlandia, que lidera ese ‘ranking’ por países y que además cuenta con tres campeones mundiales: Keke Rosberg, Mika Hakkinen y Kimi Raikkonen.

Bottas, quien debutó en F1 en el 2012 con Williams y compitió para esa escudería hasta el año pasado, llegó a Mercedes a ‘última hora’ tras el repentino retiro de Nico Rosberg. La presión sobre sus hombros era mucha, pues quería hacer gala de un talento que en Williams nunca pudo demostrar al 100%.

Pero el domingo pasado en Sochi Bottas mostró, y con creces, de qué está hecho. Primero porque superó durante todo el fin de semana a su reputado coequipero Lewis Hamilton, quien por su parte nunca encontró ni la puesta a punto, ni el ritmo a su Mercedes W-08 y terminó la carrera en un deslucido cuarto puesto, muy lejos de la punta.

Segundo, porque en las vueltas finales Valtteri no cometió un solo error ante la presión que sobre él ejerció Sebastian Vettel con su Ferrari, mostrando una sangre fría digna de un gran campeón.
Y tercero porque labró su primera victoria en F1 desde el mismo arranque cuando, desde la tercera posición en la grilla, saltó hasta la punta al llegar a la primera curva.

De hecho, fue en la largada donde Valtteri Bottas ganó la carrera y en donde, a su vez, Vettel la perdió. Hay un dato muy interesante para analizar: con los neumáticos ultrablandos (los de compuesto más suave de toda la gama de Pirelli), el Mercedes de Bottas fue el más rápido en pista, por lo que a Vettel le costó muchísimo seguirle el ritmo.

Pero cuando todos montaron las llantas superblandas sucedió lo contrario. A partir de ese momento los Ferrari eran los más veloces y tanto Raikkonen como Vettel empezaron a dar caza a Valtteri. El de Mercedes tuvo que sacar a relucir toda su habilidad y capacidad de concentración para evitar que Vettel lo pasara en los giros finales, tras recortarle los casi cinco segundos que los separaban después de que ambos realizaron su primer y único cambio de llantas cuando promediaba el Gran Premio.

Bottas logró mantener a raya al de Ferrari de manera impecable, para de esa forma llevarse una muy dulce y bien labrada primera victoria en Fórmula 1. Valtteri confirmó que se trata de un gran piloto y que está para grandes cosas.

Pero Hamilton deberá trabajar muy duro con sus ingenieros para entender lo que pasó en Rusia, y por qué en esta ocasión la puesta a punto de su Mercedes para las características del trazado de Sochi dio tantos problemas. Está claro que desde que arrancó la temporada las alarmas han sonado fuerte casa adentro de Mercedes, puesto que Ferrari ha logrado finalmente ‘tomarles el pulso’.

Lo de Red Bull fue decepcionante, pues sus autos en Sochi estuvieron a más de un segundo y medio en los tiempos por vuelta de los Mercedes y Ferrari, y les resultó imposible rivalizar con ellos. Además, un grave problema con los frenos dejó rápidamente fuera de carrera a Daniel Ricciardo, mientras que
Max Verstappen finalizó quinto pero muy lejos de los cuatro de punta.

Para el GP de España, que se disputará en ocho días, Red Bull prevé introducir importantes evoluciones en sus autos con las que sus ingenieros esperan recortar en gran medida la amplia diferencia en rendimiento que al momento presentan frente a Ferrari y Mercedes.

Finalmente, no podemos dejar de mencionar el gran trabajo de Force India con ‘Checo’ Pérez y Esteban Ocon, quienes acabaron sexto y séptimo, respectivamente.

En el otro lado de la moneda, es una verdadera vergüenza lo que sucede con McLaren. Tres semanas atrás, en Bahréin, fue Stoffel Vandoorme el que no pudo siquiera arrancar la carrera por daños en su planta motriz, y en Rusia fue el turno a Fernando Alonso de quedarse varado en la pista durante la vuelta de formación.

El motor Honda no solo es el menos potente de todos, sino que además no es nada confiable. Así, cómo no entender que Alonso prefiera correr las 500 millas de Indianápolis que el Gran Premio de Mónaco. Allí, muy probablemente, el español no vería la bandera a cuadros y si lo hiciera, seguramente sería en las últimas posiciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)