29 de September de 2013 00:02

Universidad Católica sigue embalado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Hay una frase futbolera muy popular que dice: "Atacar en masa y defender en masa". Así se resume el estilo de juego del club Universidad Católica, conjunto que marca diferencias en esta segunda etapa porque siempre se muestra ofensivo, a tal punto que ha terminado en algunos cotejos sin defensas centrales.

Esa esa una regla para los dirigidos por el DT Jorge Célico, que pelean el liderato y la posibilidad de llegar a su primera final. Quizá el planteamiento sea osado, pero le ha dado resultados positivos.

En el medio campo, por ejemplo, la Católica no cuenta con volantes de marca de oficio como es habitual en cualquier otro equipo. Pablo Palacios, que fue goleador del 2008 con la camiseta de Barcelona, y Facundo Martínez, el argentino que se caracteriza más por ser un organizador de juego, son los encargados de esta labor.

Los otros volantes son los hermanos Henry y Elvis Patta, quienes siempre abren la cancha por las bandas con talento y velocidad. Los suelen acompañar Danny Luna o Diego Benítez, otros habilidosos ofensivos que llegan al área rival. Mientras que en punta el referente es Federico Laurito.

Con estos mismos argumentos se vengó de El Nacional, que aparecía en el camino de Universidad Católica como un gato negro. En la rueda de ida se impuso 2-0 y frenó la carrera celeste. Ayer, otra vez complicaba la suerte del equipo de Célico, pero la figura del defensor Henry Cangá lo salvó.

La Católica necesitaba de una victoria para continuar en la parte alta de la tabla de posiciones. Lo últimos minutos se tornaron dramáticos porque El Nacional hizo lo necesario para frenar el ímpetu de los jugadores 'camarattas'. Hasta que apareció el zaguero para vencer al golero Adrián Bone de cabeza, en el minuto 84, en un centro de Jonathan de la Cruz.

[[OBJECT]]

Las mejores opciones siempre las tuvo el cuadro celeste. Luna y Laurito no pudieron concretar en los mano a mano ante el golero Adrián Bone, durante la primera etapa. El Nacional, en cambio, tuvo su mejor chance en los pies de Juan Villacrés, quien remató desviado ante Hernán Galíndez.

Carlos Sevilla, estratega de los militares, estudió los movimientos de Célico. En mente tenía nuevamente la idea de salir victorioso en los contragolpes, así como lo hizo en la ida. Por eso priorizó la marca durante el primer tiempo.

Pero otra virtud de Célico y de sus pupilos es su toque de balón, con velocidad. El DT realiza pocas variantes en su rol titular de un partido a otro. Esto ha permitido que el plantel juegue de memoria, mecanizando sus movimientos.

En la etapa complementaria, la propuesta de Sevilla y de sus pupilos cambió. Salió en busca de protagonismo, restando espacios a los locales. El ingreso de Miguel Bravo contribuyó a aquello. Con el mismo orden inicial alcanzó a someter a la Católica en los primeros minutos. Sin embargo, la variedad de talentos individuales del equipo de Célico inclinó poco a poco el juego nuevamente a su favor.

La expulsión de Santos Caicedo en el 77' provocó la ira de Sevilla. Sus dirigidos se replegaron por la superioridad colectiva católica y por tener un futbolista. Así llegó el tanto de Cangá, que desató la euforia de los hinchas celestes que se ubicaron en la tribuna principal.

El número de seguidores de la Católica parece aumentar con el paso de los partidos, con la cercanía de una final histórica y soñada para este equipo que busca su primer campeonato. Las camisetas celestes empezaron a multiplicarse. Los hinchas visitantes vestidos de rojo fueron mayoría, pero silenciados por el grito de gol de los locales. Solamente Célico no pudo disfrutar el tanto. Salió expulsado por reclamar al árbitro Miguel Hidalgo, exigiendo un penal contra Laurito dentro del área.

En todo caso, ya sonriente en el camerino, el entrenador felicitó a sus pupilos. Va por buen camino, firme en su convicción, en su filosofía de juego. Es arriesgado… y así va ganando el derecho de la final.

Lo que se viene

Para la fecha 14, Universidad Católica recibirá al Macará, en el estadio Atahualpa, el jueves. Esto, porque ninguno de los dos clubes tiene seleccionados.

Luego, la Católica tendrá una especie de final adelantada ante Emelec, en Guayaquil, luego de las eliminatorias.

Y finalmente tendrá cotejos ante Deportivo Quito, Independiente del Valle, Liga de Loja, Manta, Deportivo Quevedo, Barcelona y Liga de Quito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)