9 de October de 2013 00:03

La Tricolor sintió el respaldo de los aficionados todo el día

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El final de la práctica vespertina de ayer fue emotiva para los seleccionados. Decenas de aficionados esperaron en la parte norte del estadio Atahualpa para alentarlos, abrazarlos y tomarse fotografías.

Este fue el último contacto de los dirigidos por el DT Reinaldo Rueda con el público, antes del cotejo de este viernes contra Uruguay, en ese mismo escenario, a las 16:00.

Los futbolistas se dividieron en dos grupos, ya al final de una tarde soleada y calurosa en Quito. Uno salió por la puerta que da al arco norte. Y otro lo hizo por la puerta contigua del camerino.

La intención fue dispersar a la media centena de periodistas, camarógrafos y fotógrafos que esperó alrededor del bus de la Tri. Así, estos debieron correr hacia cada seleccionado para entrevistarlo en medio de vítores de los aficionados. Y pudieron ingresar ya sin complicaciones a la unidad.

El ambiente se inundó de optimismo. Jugadores como Walter Ayoví, Antonio Valencia, Frickson Erazo, entre otros, además de acceder a las consultas de los comunicadores, posaron para fotografías con estos hinchas que aprovecharon el momento. Incluso, 10 chicos de Olimpiadas Especiales mostraron su respaldo con una pancarta que decía: “Gracias Tricolor”, al rato que corearon el nombre “Ecuador, Ecuador…”.

Previamente, Rueda dibujó lo que podría ser el equipo titular contra los charrúas. Se supo que inicialmente puso en el ataque a Felipe Caicedo con Jaime Ayoví. Luego probó a ‘Felipao’ con Énner Valencia. Los jugadores considerados titulares utilizaron chaleco blanco y los alternantes rojo.

Ver la práctica fue casi imposible. Apenas, cuando los dos policías que resguardaron el acceso abrían la puerta, se observó algo. Para evitar las miradas curiosas al máximo, plantaron una barrera de madera atrás de ese acceso.

Tras una sesión formal de fútbol, ensayaron tiros libres, penales y culminaron con una charla amena en el centro de la cancha. Cuando salieron se dio todo el alboroto, en el cual los jugadores fueron recíprocos. Esta imagen contrastó con la de la mañana.

Afuera de la Casa de la Selección, un grupo de amigos y familiares de los seleccionados soportó un sol canicular. Rubén, un chico de 14 años, esperó hasta que sacaran autografiada la camiseta que le entregó a un colaborador de la Tri y que le ofreció su ayuda.

Mientras que Ángel Carrión, de 4 años, no tuvo fortuna. Él llegó con sus padres, Ángel y  Judith Quevedo, en busca del autógrafo de Máximo Banguera. El infante es hincha de Barcelona y esperó desde las 10:30, sin fortuna. Viajó desde Loja, reposando en Ambato, hasta llegar a Quito.

Estas manifestaciones “nos ponen contentos. Ahora debemos entregar todo”, anticipó Erazo.


MAS DATOS
La noche del lunes,  los seleccionados recibieron la visita del cantante Juan Fernando Velasco. El intérprete se comprometió en entonar el Himno Nacional antes del inicio del cotejo.

Para hoy está  prevista la foto oficial, en la Casa de la Selección. Este será el último día de contacto con la prensa.

El psicólogo del combinado tricolor, Orlando Caicedo, acompaña al plantel y al cuerpo técnico en todo momento. Ayer se mostró sonriente y optimista.

Víctor Mestanza, jefe de Prensa de la FEF, ayer aseguró que todo el plantel de jugadores trabajó al mismo ritmo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)